En las encuestas la aprobación de AMLO es altísima:

  • 79%, De las Heras Demotecnia.
  • 74%, Covarrubias y Asociados.
  • 71%, MetricsMx.
  • Superior al 70%, Parametría.
  • 65%, Buendía & Márquez.
  • 62%, diario Reforma.

Los porcentajes anteriores, todos, son creíbles. Ahí no está la mentira de las encuestas de Reforma, sino en otro hecho: la aprobación de anteriores presidentes.

No tiene ningún sentido —carece de lógica— lo que hoy se lee en el periódico propiedad de la familia Junco: que Andrés Manuel López Obrador tiene, al llegar a su quinto año de gobierno:

  • Menor aprobación que Ernesto Zedillo en el mismo momento del periodo presidencial 1994-2000.
  • Menor aprobación que Felipe Calderón cuando este llegó al quinto año de su sexenio.
  • Idéntica aprobación que Vicente Fox al arrancar este el último año de su administración.
  • Mayor aprobación que Enrique Peña Nieto en su quinto año.

Semejante mentira no puede ser verdad y lo demostraré.

  • Si Zedillo tenía tan elevada aprobación, lógicamente su candidato, el del PRI, Francisco Labastida, habría ganado las elecciones presidenciales del año 2000, ¡pero las perdió! Fox, del PAN, lo acabó.
  • Si Fox gozaba de tan alta aprobación, su candidato presidencial, el del PAN, Calderón, no habría necesitado del fraude electoral para llegar a la presidencia en 2006. Pero el esposo de Margarita Zavala perdió las elecciones de ese año, así que el PRIAN tuvo que recurrir a un enorme robo de votos, lo que pudo concretar gracias al apoyo de los grandes potentados, de los principales medios de comunicación, del IFE, del poder judicial y de los gobernadores.
  • Si Calderón tenía una aprobación tan elevada, su candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota, habría quedado al menos en segundo lugar en las elecciones de 2012: quedó en tercero, lamentable penúltima posición.
  • La aprobación de Peña, en efecto, era muy baja, y su candidato presidencial, José Antonio Meade, perdió en las elecciones de 2018 —como Josefina se fue a la tercera posición—.

Ahora, en diciembre de 2023, antes de las elecciones presidenciales de 2024, el partido de AMLO arrasa.

En efecto, la candidata de Morena, el partido fundado por AMLO, tiene grandes ventajas en todas las encuestas de preferencias electorales, las serias y las cuchareadas. Claudia Sheinbaum supera a Xóchitl Gálvez hasta por 52 puntos porcentuales —ese es el dato de una empresa encuestadora que históricamente ha sido muy precisa, De las Heras—.

Con esas ventajas —enormes, nunca vistas en México— no hay ningún especialista imparcial que se atreva a pronosticar algo distinto a la victoria de Claudia.

¿Por qué Sheinbaum tiene ventajas tan grandes? Por sus propios méritos, pero también, y sobre todo, porque la aprobación del presidente López Obrador, a diferencia de sus antecesores, sí es de verdad muy alta.

Como los candidatos de los cuatro presidentes anteriores perdieron, lo único que puede decirse es que Reforma manipulaba —cuchareaba hacia arriba— sus encuestas de aprobación. Qué pena.

El equipo de expertos de Claudia

Hoy Sheinbaum presentó a su equipo para el proyecto de nación 2024-2030. Gente de primera, sin duda:

  • Juan Ramón de la Fuente, exrector de la UNAM, exrepresentante de México ante la ONU.
  • David Kershenobich, reconocido médico e investigador, exdirector del hospital de Nutrición.
  • Javier Corral, exgobernador de Chihuahua.
  • Gerardo Esquivel, exsubgobernador del Banco de México.
  • Arturo Zaldívar, exministro presidente de la SCJN.
  • Omar García Harfuch, exaspirante de Morena para contender por la jefatura de gobierno de la CDMX.
  • Diana Alarcón, doctora en economía.
  • Olga Sánchez Cordero, jurista, ministra en retiro de la corte suprema.
  • Altagracia Gómez Sierra, abogada y empresaria.
  • Susana Harp, senadora de la república por Oaxaca.
  • Jorge Marcial Islas Samperio, físico, doctor en economía y especialista en cambio climático.
  • Lorenzo Meyer, analista en política.
  • Irma Pineda, poeta y licenciada en comunicación.
  • Rosaura Ruiz Gutiérrez, exsecretaria de Educación en el gobierno capitalino.
  • Violeta Vázquez-Rojas Maldonado, lingüista y académica.
  • José Merino, politólogo.
  • Julio Antonio Berdegué Sacristán, doctor en ciencias sociales.

Es un equipo, dirían los analistas de las finanzas, que pareciera diseñado para la clásica exigencia de quienes mandan en lo relacionado con el gran dinero mundial: dar tranquilidad a los mercados. Que, por cierto, están tranquilos con AMLO, a pesar de las profundas transformaciones que ha encabezado el actual presidente, ninguna de las cuales ha dañado la estabilidad de la economía, sino todo lo contrario.

Leo en Excélsior, el muy objetivo periódico de Olegario Vázquez Aldir, que además de presentar a su equipo para desarrollar el proyecto de nación, Claudia subrayó 17 puntos estratégicos:

  • 1. Mantener la austeridad republicana, la disciplina financiera y fiscal.
  • 2. Mantener y fortalecer los programas sociales; así como hacer universales las “becas del Bienestar” para estudiantes de escuela pública como se hizo en la Ciudad de México.
  • 3. Seguir aumentando el salario mínimo por encima de la inflación y fortalecer los derechos de los trabajadores.
  • 4. Seguir impulsando la inversión pública para el desarrollo regional con bienestar.
  • 5. Dar especial énfasis a la educación pública desde la inicial hasta la universidad.
  • 6. Dar continuidad y fortalecimiento al sistema público de salud: ISSSTE, IMSS e IMSS-bienestar.
  • 7. Dar continuidad y fortalecer el acceso a la vivienda digna.
  • 8. Seguir garantizando la justicia para los pueblos indígenas.
  • 9. Promover la igualdad sustantiva para una vida digna y de bienestar para las mujeres. Fortalecer los derechos de las personas de la diversidad sexual.
  • 10. Aprovechar el tratado comercial de América del Norte y la buena relación con los países para impulsar y atraer las inversiones.
  • 11. Impulsar el desarrollo científico y tecnológico y el desarrollo y promoción de la cultura
  • 12. Acelerar la transición energética hacia fuentes renovables de energía, garantizando soberanía para el desarrollo.
  • 13. Impulsar una política de protección y restauración de los recursos naturales, en la perspectiva de la mitigación y adaptación al cambio climático y la protección a la biodiversidad.
  • 14. Trabajar para garantizar el derecho al agua.
  • 15. Seguir promoviendo la soberanía alimentaria y el apoyo al campo.
  • 16. Gobernabilidad, paz y seguridad como fruto de la justicia en todos los ámbitos.
  • 17. El plan C, reforma al sistema judicial y las reformas pendientes.

¿Dante perderá su partido?

Claudio X. González es un tipo de lo peor, sin duda. Un fascista. Pero admito que su diagnóstico acerca de lo que hizo Dante Delgado es correcto: poner su partido, Movimiento Ciudadano, al servicio de Samuel García, “un joven autoritario, irresponsable, mentiroso y frívolo”.

Sami no será candidato presidencial y a Dante se le complicará imponer como sustituto a Jorge Álvarez Máynez, a quien rechaza el grupo más importante de MC, el de Jalisco, comandado por Enrique Alfaro. Los y las alfaristas prefieren a Patricia Mercado.

Si Dante no se sale con la suya en la elección del candidato presidencial de MC, podría incluso perder la presidencia del partido, lo que vendría a ser lo de menos, ya que este instituto político se dirige a obtener el peor resultado de su historia. No se descarta la pérdida del registro.

Claudio X. como Samuel.

Tiene razón el señor X. Fue una gran metida de pata de MC entregar el partido a alguien como Samuel, “autoritario, irresponsable, mentiroso y frívolo”.

Sami podrá responder que el frente PRI, PAN, PRD cometió un error gigantesco al entregarse a alguien tan “autoritario, irresponsable, mentiroso y frívolo” como Claudio X. González.