El olimpismo mexicano tendrá la oportunidad histórica al renovarse este próximo 11 de noviembre que se llevará a cabo la elección para elegir nueva dirigencia y son 2 planillas las encabezadas por mujeres: la planilla “Voy por México” que encabeza la exclavadista olímpica y actual diputada federal, María José Alcalá Izguerra, y la otra planilla “Apertura y transparencia”, encabezada por la actual funcionaria de CONADE, Norma Olivia Guerrero.

La renovación del Comité comenzó el pasado 19 de octubre cuando Carlos Padilla Becerra, actual presidente del Comité Olímpico Mexicano, a través de una carta dio a conocer su nula intención por reelegirse, por lo que se abrió la brecha para dar oportunidad a las nuevas generaciones y dar paso a las mujeres.

Tiempos difíciles ha tenido el COM, que ha sido olvidado y abandonado por la CONADE, aunado al golpe económico que le dejó la pandemia del COVID-19, que alteró y ha complicado su manejo. En los últimos años el deporte nacional ha sufrido un debilitamiento y una confrontación entre los principales actores del deporte nacional por la falta de acuerdos, de planeación y ejecución que provocaron el peor resultado en la historia de Juegos Olímpicos en Tokio 2020. Las y los responsables tienen nombre y apellido y actualmente siguen en el cargo.

Los resultados en la administración de Ana Gabriela Guevara no han sido satisfactorios, el comportamiento y desaire que ha tenido con presidentes de federación, atletas y personal del medio deportivo, es sinónimo del desinterés e impericia que tiene para llevar las riendas de tan compleja tarea, sin mencionar los múltiples escándalos de corrupción y malversación de recursos en la CONADE. Se esperaba más de ella y no por su nivel académico, sino por las vivencias que había tenido desde su formación como atleta.

Hoy reaparece Ana Gabriela y no es para dar buenas noticias del deporte, sino por el contrario, suena por la intromisión que hace a través de su colaboradora Norma Olivia Guerrero y su esposo Alejo Manzo desde la CODEME en el proceso de elección de la titular del Comité Olímpico Mexicano y encienden alarmas de riesgo para la autonomía y desarrollo del deporte. Para pocos es desconocida la manera en la que desde la CONADE someten, amenazan y presionan a las federaciones deportivas, con el condicionamiento de recursos, comprobaciones y hasta cuestiones legales para tener control total del deporte mexicano.

La visión del deporte no se puede hacer a corto plazo, el deporte mexicano se ha tratado como un tema político o financiero y la administración de la actual titular de la CONADE es la muestra perfecta, se usa a la institución para intereses personales que trascienden el bienestar del deporte nacional y de las y los atletas.

Actualmente, el deseo por el control del Comité Olímpico Mexicano ha sido tan grande que las manos de la CONADE no dejan de notarse, tal es el caso de la invitación a miembros y presidentes de federación a una reunión en el restaurante del director de la CODEME donde según fuentes se condicionará el voto a favor de la planilla “Apertura y transparencia”.

Debería ser la SEP y su titular quienes vislumbren las secuelas del uso faccioso y ominoso del poder sin visión, Ana Gabriela y algunos de sus colaboradores en CONADE, están quedando marcados por sus resultados, pero la maestra Delfina Gomez tiene una carrera política con aspiraciones de gobernar el Estado de México, sería ella quien entienda que el deporte no se puede manejar por aficionados o sicarios.

José Martínez Galaviz en Twitter: @elpepegalaviz