“La dama buena que regala lo ajeno.”

JOSÉ IGNACIO GARCÍA HAMILTON (ASÍ DENOMINABA A EVA PERÓN)

“Gusta lo ajeno, más por ajeno que por bueno.”

REFRÁN

Más de 7 millones de barriles de petróleo crudo regalados a Cuba entre enero de 2023 y el primer bimestre de 2024, más lo que se acumule esta semana (y lo que hubo antes, desde diciembre de 2018). Algo así como 537 millones de dólares para ellos. Y eso solo hablando de petróleo. Falta contabilizar el pago por las vacunas Abdala, el pago a los médicos cubanos, el material que se les regaló el año pasado (junio y diciembre), desde semillas hasta tractores y un vivero como parte del programa ‘Sembrando Vida’ y otras “donaciones”, varias que se me escapan. México tiene una larga historia de apoyo a la isla, incluyendo el envío de petróleo. Pero nunca en las cantidades ingentes como se hace hoy y tampoco estando Pemex en quiebra y optando por enviar el mejor petróleo mexicano.

Verán ustedes: no se mandó la mezcla Maya o La Olmeca, no. Se les envió la más ligera, que es la que menos dinero requiere para refinar.

Es como si López Obrador mostrara que su verdadero amor nunca fue México, sino Cuba… Quizá sea así. Y tal vez piense retirarse allí como su ‘Plan B’…

Como fuese, el hecho es que el petróleo sale del puerto de Pajaritos (Veracruz) o del puerto de Tampico, para dejar su preciosa carga en Cuba. Los sueños guajiros de que la isla del Caribe y su dictadura pueden ser un ejemplo para México zozobran en el dinero regalado.

Como ya dije, poco o nada importa que Petróleos Mexicanos sea una empresa quebrada y que por tanto, en lugar de regalar sus recursos, debería venderlos… yo digo. Y es que la empresa no tiene efectivo ¡ni para pagar las cuentas de sus proveedores! Sí, las demandas en su contra se ciernen sobre la otrora poderosa empresa, significando otro importante frente a solventar.

¿O no, ante la crítica situación de Pemex —y sin avisar ni pedirle permiso al pueblo de México—, el gobierno federal apenas hace unas semanas le condonó el pago de impuestos? No que ello le lleve a salir adelante o pagar sus deudas... Con ese dinero, la 4t hubiera podido apoyar a la Secretaría de Salud, a la cual, en este año, el gobierno federal le redujo el presupuesto ¡en un 45%!

Mientras la farmaciota del Bienestar sigue en desabasto, no teniendo vacunas para completar el esquema completo a los infantes, habiendo una larga lista de faltantes en el país, a sabiendas que el futuro NO se moverá por combustibles fósiles y que la empresa está en números rojos (tiene mayor deuda que el valor de todos sus bienes inmuebles e infraestructura sumados), López Obrador le sigue apostando a Pemex (y a enriquecer a su familia y allegados que se benefician de la empresa del Estado; 100 mil millones en contratos han sido asignados a empresas vinculadas a miembros de la familia de presidente) y a Cuba, regalándole nuestro dinero en la forma de 7 millones de barriles de petróleo. Austeridad en casa (peor aún, falta de muchos insumos), bonanza para el régimen tirano en la isla.

Estoy convencida de una cosa adicional sobre el presidente AMLO y esto de estar sosteniendo a la dictadura cubana solo refuerza mi lectura de las cosas: López Obrador ha decidido TRANSITAR sus últimos meses de gobierno generando POLÉMICA. Y esta, entre más fuerte, mejor.

Esa es la única forma que le queda por el momento de inocularse (además de hacerle campaña a un partido, Morena, que cada vez se le ve más dividido y cuestionado). Ello, por cierto, explicaría sin tanto rollo todo lo que ha generado relativo al New York Times. Pero también esto otro de lo que trata mi columna de hoy…

Sabemos de la relación entre Estados Unidos y Cuba; AMLO le está picando la cresta a nuestro vecino del norte. ¿Habrá reacción por parte del gobierno de Estados Unidos? ¿Algo que decir? O, dado que esa nación también cruza periodo electoral, esto que hace la 4t, simplemente se archivará entre otros “agravios” que le significan al pueblo americano?

Por lo pronto a nosotros los mexicanos solo debe de importarnos responder a una pregunta: ante la situación de país que vivimos, ¿por qué y para qué regalar nuestros recursos?