Negocios

México maneja crisis económica como si creciera a 9%, critica Alfonso Romo

Alfonso Romo.Especial

Alfonso Romo insiste en que se debe priorizar la certidumbre para la inversión privada 

México.- Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, criticó el manejo de la crisis económica en México aseverando que se maneja como si en el país el Producto Interno Bruto (PIB) creciera a 9 por ciento.

Durante la inauguración de la Convención Anual del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Alfonso Romo lanzó una invitación al gobierno encabezado por AMLO para que asuma "la cultura de tener prisa”, dado que aseveró no se puede manejar un país cuya economía decrece.

Romo recalcó que la única medida que se puede tomar para superar la crisis económica que ha provocado el coronavirus es un trabajo conjunto que brinde certidumbre a la inversión privada que representa el 87 por ciento de la inversión total.

En opinión de Alfonso Romo, los efectos de la crisis en México a consecuencia de la pandemia de coronavirus tuvieron efectos adicionales como son:

  • Caída en el precio del petróleo
  • Fuga de capitales
  • Aplicación de una política monetaria conservadora por parte del Banco de México (Banxico)

A pesar de las particularidades, el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República considera que el país posee fortalezas y que la recuperación económica está cerca al observa los números positivos en las variables de exportaciones y consumo que ha sido impulsado por las remesas, cuyo impulso final sería la inversión privada.

El funcionario explicó que la inversión privada debe planificar a mediano y largo plazo por lo cual necesita certidumbre, razón por la cual se le deben otorgar de forma transparente reglas que permanezcan y en caso de ser modificadas, anunciadas de forma transparente y con antelación.

En la crítica que Alfonso Romo hizo al manejo de la crisis económica, reiteró que el gobierno de México tiene que trabajar para desaparecer las barreras a los inversionistas y no limitar la participación a ningún país.