Camila exhibe su pop romántico y edulcora el ambiente de Viña del Mar

Viña del Mar (Chile), 23 feb (EFE).- El pop romántico de Camila edulcoró esta noche el ambiente del Festival de Viña del Mar (Chile), en un concierto en el que sus seguidoras se entregaron en cuerpo y alma a las melancólicas composiciones del trío mexicano.

Las más de 15.000 personas que en la segunda jornada del certamen llenaron el auditorio de la Quinta Vergara no reservaron sus fuerzas para el plato fuerte del día, la actuación del estadounidense Marc Anthony, y se dejaron la voz para corear las pegadizas letras de amor con las que la banda azteca se dio a conocer a partir de 2005.

La voz de Samuel Parra, la guitarra del Pablo Hurtado y el piano y la voz inconfundible de Mario Domm ofrecieron una equilibrada función de más de una hora y media en la que interpretaron 15 canciones de sus dos únicos álbumes publicados hasta la fecha.

Tres años después de su última aparición en Viña, demostraron que, pese a ser considerada una de las bandas emergentes del pop latinoamericano, la fama no se les ha subido a la cabeza y han aprendido que la mejor manera de encandilar al público es a través de la proximidad y la calidez.

Eso es lo que hizo a lo largo de la noche Domm, quien se erigió en el auténtico líder del grupo y llevó la voz cantante en los parlamentos que ayudaron a aumentar, aún más, el porcentaje de ñoñería de la actuación.

Acompañados en todo momento por unas entregadas seguidoras que parecían competir para demostrar cual de ellas reventaba antes el medidor de decibelios, los componentes de Camila pisaron el escenario a las 22.00 hora local (01.00 GMT) e iniciaron la noche a lo grande con "Mientes" y "Dejarte de amar" dos de sus baladas más populares.

"¿Aquí creemos en el amor?. ¿Aquí creemos en la fe?. ¿Aquí creemos en la igualdad?" preguntó retóricamente Domm ante los "síes" cómplices de todo el público.

Esta alocución sirvió como gancho para dar comienzo a "Sin tu amor", tema con el que la banda desató la locura de la Quinta Vergara para después cerrar la primera parte del espectáculo con "Bésame", un éxito que el auditorio coreó al unísono con un fervor sorprendente.

Con tal de rebajar los niveles de azúcar, la banda acudió a la guitarra eléctrica de Hurtado y buscó en el rock una alternativa para intentar animar la noche y alterar el guión de la película.

Por ello, el trío apostó por una composición en inglés que se entremezcló con los acordes de la mítica "Voulez-Vous Coucher Avec Moi Ce Soir", y que, pese a su ritmo animado, no acabó de convencer al las "fans" que apostaron para cantar baladas románticas.

Así, los mexicanos volvieron al terreno donde se sienten más seguros y continuaron con "Nunca había sentido así", que entonaron con la ayuda de 4 violines eléctricos, cuyo sonido congenió a la perfección con las voces agudas de Domm y Parra.

Pero como es habitual en este tipo de conciertos, la traca de la noche se guardó para el final. Fue entonces cuando sonó "Sólo para ti" y "Coleccionista de canciones", temas con los que se acabaron de ganar la complicidad de un público que los llevó en volandas a recoger tres galardones: las antorchas de plata y de oro, así como la gaviota de plata.

La actuación se completó con "Todo cambió", que sirvió para poner el punto y final a una noche no apta para intolerantes al azúcar. EFE

vmc/aaj

(foto)

0
comentarios
Ver comentarios