Nacional

Mexicanos consumen exceso de sodio a través de panes y carnes

CarneJoyce Garcia / Cuartoscuro

Los alimentos procesados aportan exceso de sodio por el uso de saborizantes y conservadores, según organismos contra la obesidad.

México.- La comida procesada aporta exceso de sodio en la dieta de los mexicanos a través de saborizantes y conservadores en los principales alimentos consumidos en el país como lo son panes y carnes, alertó el Laboratorio de Datos contra la Obesidad.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el laboratorio recordó que el límite recomendado para el consumo de sodio de en adultos es de 2000 miligramos (mg), pero los mexicanos consumen 3150 mg al día debido a que nuestro país es uno de los consumidores más asiduos de productos ultraprocesados.

Los principales productos que aportan sodio en la dieta de los mexicanos son los panes, sin importar que sean dulces o salados, con el 16 por ciento y enseguida las carnes con 8 por ciento de la dieta.

De acuerdo con la industria panificadora en México tan sólo en el año 2017 cada mexicano consumió 34 kg de pan durante el año, es decir, alrededor de 3 kg por mes.

Además, 99 por ciento de las bebidas y alimentos ultraprocesados contiene sodio y 63 por ciento es en exceso según el estudio Alimentos y Bebidas Ultraprocesados en América Latina, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Ello incluye las salsas preparadas; sopas instantáneas; snacks, sin importar que sean dulces o salados; margarina; aceites y grasas para untar; queso; cereales familiares e infantiles; barras; concentrados para bebidas; e incluso nachos y tortillas.

Cabe recordar que el consumo excesivo de sodio genera enfermedades como hipertensión, lo cual afecta principalmente a mujeres y es la primera causa de muerte dentro de las enfermedades cardiovasculares, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), además, genera enfermedades cardiovasculares y renales y riesgo de accidentes cerebrovasculares.

El debate sobre el consumo de comida chatarra surgió con la llegada de la pandemia de Covid-19 debido a que parte de las enfermedades que provoca son las principales comorbilidades que agravan la enfermedad y pueden generar la muerte, tales como hipertensión, diabetes, obesidad y sobrepeso.