Oaxaca sí quiere centro de convenciones, pero no en el Fortín: Sergio Hernández

Oaxaca sí quiere centro de convenciones, pero no el el Fortín: Sergio Hernández
El pintor sugirió que el Centro de Convenciones se ubique donde se encuentra el Teatro Álvaro Carrillo, hoy en el semiabandono y ubicado a unos cuantos metros del Cerro del Fortín.Arturo Pérez / Cuartoscuro

El pintor sugirió que el Centro de Convenciones se ubique donde se encuentra el Teatro Álvaro Carrillo, hoy en el semiabandono y ubicado a unos cuantos metros del Cerro del Fortín.

México.- El pintor y activista oaxaqueño Sergio Hernández aceptó que la ciudad necesita y se vería beneficiada con una obra como el Centro de Convenciones que planea construir el gobierno estatal, pero aseguró que el área donde planean ubicarlo no es la mejor y la insistencia de Gabino cué de erigirlo en el Cerro del Fortín obedece a intereses particulares entre el gobernador y el secretario de Turismo y Desarrollo Economómico de Oaxaca, José Zorrilla de San Martín Diego.

"Sí necesitamos un centro de convenciones, pero no ahí. No estará en la zona de hoteles, como quieren hacer creer, pues el único hotel que está ahí es el de Zorrilla?, expresó Hernández en entrevista con Grupo Imagen.

En todo caso, explicó, hay zonas donde es más conveniente levantar el recinto, algunas incluso que ya cuenta con infraestructura, por lo que el costo de la edificación sería mucho menor. ?Proponemos que sea en donde era el teatro Álvaro Carrillo; creo que significaría un desarrollo para la comunidad, pero ellos quieren estar arriba (en la zona del cerro del Fortín)?

Además, el pintor reiteró que el gobernador del estado tiene una casa con un costo superior a los 7 millones de dólares en San Felipe del Agua, la zona más exclusiva de la capital oaxaqueña.

A pesar de las fuertes acusaciones, Sergio Hernández reiteró que aún considera al mandatario como su amigo, y recordó que incluso le donó obras para que consiguiera dinero para su campaña política. "Lo aprecio, creo que es una persona correcta con la sociedad, excepto esta situación con su amigo, el secretario de Turismo, quien lo pone en mal a él. Al final de la historia, quien va a pagar los platos rotos es el gobernador?.

0
comentarios
Ver comentarios