Guerrero

Golpean y arrojan cloro a paramédico que repartía cubrebocas en Guerrero

Paramédico.Esoecial

El hijo del socorrista narró que su padre fue golpeado  por un par de sujetos que le advirtieron que "dejara de esparcir el coronavirus".

México.- A pesar de los constantes llamados que autoridades de los distintos niveles de gobierno insisten en hacer para frenar las agresiones y los actos de discriminación en contra del personal médico, durante la actual Emergencia Sanitaria por el Covid-19, los ataques en contra el personal de salud no han terminado.

Tal es el caso de un paramédico de la Cruz Roja quien fue golpeado, amenazado e insultado por un par de sujetos que lo atacaron en el municipio de Tlapa, Guerrero, cuando se encontraba repartiendo cubrebocas a la población como medida de prevención para evitar los riesgos de propagación del coronavirus.

Por medio de un video que compartió en Facebook, el hijo de la víctima narró que su padre de nombre de Mario Alberto “N”, fue agredido por 2 individuos que además de arrojarle cloro en todo el cuerpo y obligarlo a que se arrodillara para golpearlo, le exigieron que no siguiera “esparciendo” el virus.

“Le dijeron que ya no esparciera el coronavirus en Tlapa. Pinche gente ignorante y cobarde que no puede hacer las cosas de frente y lo hace escondidas, mi padre solo ayudaba a las personas dando cubrebocas y apoyando en esta pandemia”

De acuerdo con lo denunciado por el hijo del socorrista, el incidente se registró en las inmediaciones del puente del río Jale, lugar en el que fue interceptado por el par de desconocidos, de quienes se indicó, al observar que su padre portaba en su indumentaria el logotipo de institución de salud, lo abordaron para atacarlo.

Asimismo, destacó que el paramédico estaba regresando a su domicilio tras cumplir con su respectivo turno en las instalaciones de la Cruz Roja, cuando los agresores lo interceptaron para empezar a reclamarle por el trabajo que realizaba, hecho por el cual

Luego de que lo obligaron arrodillarse para hacerle daño físicamente, uno de los individuos tomó un frasco con cloro y lo roció con el líquido, mientras le advertían que eso le pasaba “para que no siguiera esparciendo” la enfermedad, tras lo cual ambos se retiraron del lugar profiriendo insultos contra el trabajador, de quien se detalló, se encuentra estable de salud y ya presentó la denuncia correspondiente.