CDMX

Familias de desaparecidos encuentran restos óseos en el Ajusco

Familias en el AjuscoReforma / Edgar Medel

La Brigada Nacional y familiares de desaparecidos de la CDMX comenzaron la búsqueda en la zona del Valle del Tezontle

México.- Familias de personas desaparecidas reportaron que este 18 de agosto encontraron restos óseos en la zona del Valle del Tezontle, en el Ajusco, Ciudad de México. Fue un grupo de 50 personas que acudió a la zona y encontró “el cráneo perteneciente a una persona aún no identificada”.

De acuerdo con un comunicado publicado por la Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, el grupo de familias fue acompañado por dos funcionarios de la Comisión de Búsqueda de la CDMX, quienes reportaron el hallazgo para solicitar el correcto procesamiento de los restos.

“Este hallazgo es prueba de que en el Ajusco y la Ciudad de México pueden encontrarse los restos de muchas personas desaparecidas. Es fundamental que la Fiscalía, en conjunto con las comisiones local y nacional, y la Fiscalía General de la República, preparen un plan de búsqueda, con la participación y supervisión de las familias”.Brigada Nacional de Búsqueda

La Brigada Nacional, así como los colectivos Los Otros Buscadores, Rastreadoras Nacionales de Desaparecidos y Hasta Encontrarles CDMX, lamentaron que las autoridades tanto del orden federal como a nivel estatal en toda la República se han acomodado a que las familias realicen las búsquedas y sólo procesan los hallazgos confirmados, por lo que exigieron revertir esta dinámica y que asuman la responsabilidad de buscar a los desaparecidos, “no sólo levantar restos”.

Asimismo, hicieron un llamado en la necesidad de hacer un analisis de contexto a profundidad de la situación de inseguridad que se vive en el Ajusco, en la cual se conoce que aparte de la tala ilegal de árboles, “hay casos de trata de personas, secuestros y desaparición”, por lo que exigieron una reunión con la fiscal Ernestina Godoy y el comisionado de búsqueda, Fernando Elizado, para acordar cómo se buscarán a sus familiares en la capital.

⚠️#Comunicado⚠️
Familiares de personas desaparecidas encuentran restos óseos en el Ajusco, CDMX

Exigen que FGJ de la CDMX, la Comisión de Búsqueda de la CDMX, la CNB y la FGR desarrollen un plan de búsqueda exhaustivo para la zona.#HastaEncontrarles pic.twitter.com/tgcCq9Sq0u

— Brigada Buscá[email protected] (@brigadabuscando) August 18, 2020

Familias de Hasta Encontrarles CDMX

Entre las familias que se unieron a la búsqueda en el Ajusco, estaba María del Carmen Volante Velázquez, madre de Pamela Gallardo Volante, quien desapareció el 5 de noviembre de 2017 después de asistir a un festival de música en la delegación Tlalpan, cerca del Ajusco pero hasta ahora, sin indicios de su paradero.

De acuerdo con los reportes de las autoridades, fue en esa zona donde se ubicó la última señal del teléfono celular de la joven que cumplirá 25 años el próximo 6 de septiembre.

María forma parte del colectivo Hasta Encontrarles CDMX, así como las familias de Jesús Armando Reyes Escobar, Leonel Báez Martínez y Ángel Gerardo Ramírez Chaufón, tres jóvenes que trabajaban en un restaurante de la Plaza Parque Lindavista en la alcaldía Gustavo A. Madero y desaparecieron el 29 de noviembre de 2019.

"Las autoridades locales nos han demostrado nula capacidad y voluntad para atender la emergencia que la desaparición de personas representa para esta ciudad [...] nuestra búsqueda demuestra que sí se debe y sí se puede salir a buscar. Urge un plan de Búsqueda amplio para la ciudad donde los desaparecidos han sido ignorados".Hasta Encontrarles CDMX

Y también acudieron Herminia y Gabriela Díaz Valverde, madre y hermana de Mariela Vanessa Díaz Valverde, joven estudiante de la UNAM desaparecida el 27 de abril de 2018. Así como la familia de Natali Carmona Hernández, desaparecida desde el 27 de enero de 2019 en la San Lorenzo Tezonco, alcaldía Iztapalapa.

Cabe destacar que este colectivo ha realizado múltiples protestas en la capital para exigir la búsqueda de sus familiares y también iniciaron un proyecto para pintar murales con los rostros de estas personas en los lugares donde se les vio por última vez.