Internacional

Se cumple un año del secuestro masivo de adolescentes por parte de Boko Haram

Foto: EFE

A pesar de que los ojos de todo el mundo estuvieron sobre Nigeria, el gobierno ha fallado ante la crisis.

México.- A un año del secuestro de más de 300 estudiantes de una escuela secundaria de Chibok, en el noroeste de Nigeria, 219 de ellas continúans desaparecidas y no hay visos de que regresen a casa pronto.

"No tenemos comunicación directa con el gobierno y nadie parece pensar que nos merecemos una explicación de cómo está el caso. Cada día nos consolamos como podemos, pero también estamos un poco más cerca de la desesperación total", declaró Samuel Yanga, padre de una de las chicas, en una reunión con la prensa en Chibok.

Esther Yakubu, madre de otra secuestrada, también se queja de la desidia de las autoridades nigerianas. "El dolor de tener a una hija desaparecida es demasiado para mí y aún así mi voz es insignificante. ¿Qué les hemos hecho (al gobierno) para que se preocupen tan poco por nosotros?".

La poca información que reciben proviene de Bring Back Our Girls (Devuélvan a nuestras chicas), una asociación que se creó poco después del secuestro y que ha intentado por todos los medios que el tema permanezca en la agenda del Gobierno y también en la primera página de los medios nigerianos e internacionales.

El ahora expresidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, fue duramente criticado por su respuesta a la crisis, que fue lenta -tardó 19 días en reconocer el secuestro- e ineficaz. Sin embargo, en las semanas previas las elecciones presidenciales del 28 de marzo, una fuerza multinacional liderada por Chad y Nigeria, y con apoyo de Camerún y Níger, consiguió expulsar a Boko Haram de casi todos sus bastiones urbanos, lo que devolvió la esperanza de un posible rescate.

Tras la reconquista de Gwoza, Damboa y Bama, tres localidades clave del califato islámico de Boko Haram, el ejército nigeriano no encontró pistas de las chicas, por lo que ahora se cree que los islamistas las trasladaron con ellos al bosque de Sambisa, una reserva natural que sirve como última fortaleza para el grupo.

Fuentes de seguridad temen que si el Ejército no es capaz de encontrar a las chicas en Sambisa, que es el único sitio en el que se podría esconder a un grupo tan numeroso sin levantar sospechas, lo más probable es que Boko Haram las haya separado y vendido como esposas o esclavas sexuales.

Con información de EFE