Internacional

Graba a su expareja torturando a su hija para extorsionarla

Mujer arrestadaTomada de video

El padre de la niña filmó la agresión y reveló las imágenes para chantajear a su ex pareja sentimental

La violencia intrafamiliar no se detiene durante la cuarentena. Apenas el pasado 13 de abril, la policía de la ciudad de Montes Claros, Brasil, arrestó a una pareja por registrar y torturar a su hija, una niña de 7 años de edad.

La detención de la pareja tuvo lugar luego de que el padre de la menor de edad -quien estaba presente y filmó la tortura- acudiera con las autoridades para mostrar pruebas de violencia familiar. No obstante, trascendió que el sujeto presentó el video como chantaje contra su ex pareja sentimental, ya que esta se negaba a volver a tener una relación con él.

El clip muestra a la madre de 25 años de edad golpeando a la menor de edad en repetidas ocasiones con un cable mientras esta llora aterrorizada y suplica que se calme y no le pegue más. Sin intervenir en la terrible escena, la ex pareja sentimental de la mujer graba todo lo que ocurre.

La detienen por tortura y a él lo acusan de extorsión

De acuerdo con José Fernandes, cabo de la Policía Militar, la víctima fue trasladada a un hospital donde le trataron las heridas y posteriormente conducida a la casa de una tía. Por lo pronto, la mujer permanece bajo arresto y el padre fue acusado de extorsión, además de que se investiga la perturbación psicológica que ejerció sobre su expareja.

"La niña también fue agredida con golpes en la cabeza y sangraba por la boca y la nariz. Inicialmente nos dijo que había sido golpeada otras veces por su madre, pero después de tener contacto con otros parientes dijo que era la primera vez que se producían esas agresiones", contó el cabo Fernandes.

Las primeras averiguaciones señalan que la relación entre los padres tiene antecedentes de violencia. Al respecto, durante el recién foro virtual sobre violencia familiar, María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, señaló que en México, el aumento de estrés en los padres debido a la pandemia de coronavirus hace que reaccionen de forma violenta en contra de niños y adolescentes.