25 de septiembre de 2021 | 23:14
Internacional

Papa Francisco recibe vacuna contra coronavirus

El papa Francisco fue de los primeros en recibir la vacuna contra el coronavirus en El Vaticano
Papa Francisco.
Compartir en

El papa Francisco recibió su primera dosis de la vacuna contra el coronavirus este 13 de enero, fecha que marcó el inicio de la campaña de vacunación en El Vaticano contra la enfermedad.

El diario italiano Il Messaggero confirmó que el papa Francisco, de 84 años de edad y con un pulmón que no funciona al 100 por ciento, fue inoculado contra el coronavirus este miércoles; en cuanto al papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, se espera que también reciba pronto la vacuna.

En días pasados, el papa Francisco había lanzado una crítica a lo que llamó “negacionismo suicida” de algunos sectores a las vacunas contra el coronavirus, e hizo votos porque todos los países tengan un acceso equitativo al medicamento.

El Vaticano arranca campaña de vacunación contra coronavirus 

El Vaticano dio a conocer el 2 de enero pasado que planeaba arrancar su campaña de vacunación contra el coronavirus a mediados de mes, con prioridad en los grupos más vulnerables como el personal sanitario y personas adultas mayores.

Este miércoles al fin inició el proceso, de acuerdo a un comunicado emitido por el Vaticano, donde se apunta que las primeras vacunas contra el coronavirus fueron aplicadas en el atrio de la gran sala de audiencias.

La vacuna contra el coronavirus será aplicada no sólo a los cientos de religiosos que viven dentro de los límites de la pequeña ciudad-Estado, sino también a los miles de trabajadores que radican en Italia y todos los días entran al Vaticano.

En días pasados, se confirmó la compra de un refrigerador de ultra bajas temperaturas, artículo necesario para almacenar la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, que es la más distribuida a nivel mundial hasta este momento.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, el Vaticano reporta 27 casos positivos y ninguna muerte, de entre una población de alrededor de 800 habitantes. El estado soberano no tiene ningún hospital, y todos los casos han sido tratados en Roma.