Internacional

Pakistán castigará con castración química a violadores

Protesta contra la violencia de géneroGraciela López / Cuartoscuro

También se protegerá la identidad de las víctimas y se acelerará la búsqueda de justicia por estos delitos.

México.- Pakistán comenzará a castigar con castración química a violadores, para desincentivar la comisión de este delito.

El primer ministro del país asiático, Imran Khan, aprobó la ley de castración química a violadores, que propone castigar de esta forma el delito y acelerar las investigaciones por agresiones sexuales, para que las víctimas denuncien sin miedo.

La decisión de aumentar el castigo por este delito se dio en una reunión del gabinete federal el 24 de noviembre. Khan aseguró que se necesita generar un entorno seguro para los ciudadanos, por lo que la normativa será clara y transparente.

Dentro del proyecto también se contempla aumentar la participación de las mujeres en la policía y mejorar la protección de testigos, para que sobrevivientes y víctimas de violación sepan que el gobierno no revelará su identidad.

Actualmente los violadores en Pakistán enfrentan penas de 10 a 25 años de prisión o hasta la pena de muerte. Si la violación se dio en grupo, la condena es cadena perpetua o pena de muerte directamente.

Pese a esto, desde 2018 aumentó considerablemente el delito de violación en Pakistán, por lo que se tomaron acciones urgentes para castigar el delito.

Castración química a violadores en México

En México se han presentado propuestas para castigar con la castración química a los violadores reincidentes, en los últimos años.

El pasado 6 de noviembre de 2019 el diputado local de Guerrero Marco Cabada Arias presentó una iniciativa para que se modifique la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se pueda aplicar el castigo con castración química a hombres de 18 a 65 años que sean reincidentes en los delitos de violación y pederastia.

Este procedimiento se hace con inyecciones de antiandrógenos, que reducen la testosterona y por ende la libido y el deseo sexual, con el fin de prevenir la reincidencia en estos delitos.