Internacional

Las vacunas más promisorias que podrían ayudarnos a controlar el coronavirus

Vacunas Covid-19Sergei Grits / AP

Si alguno de estos proyectos biotecnológicos fructifica, podríamos considerar un regreso casi a la normalidad para el 2021.

La búsqueda de una vacuna para combatir el coronavirus, misma que pueda otorgar una inmunidad temporal o permanente a los seres humanos, es la tarea más importante durante los próximos meses.

Más allá de las reaperturas parciales de países que lograron llevar con éxito la primera oleada de la pandemia (cómo lo son China, Corea del Sur, Nueva Zelanda y República Checa), la única manera en que situaciones críticas como las que ocurren en Estados Unidos, Italia, España y el Reino Unido puedan resolverse (más allá del salvajismo que representaría esperar una “inmunidad de rebaño”) es el descubrimiento de esta potencial herramienta para brindarle inmunidad a la especie.

Afortunadamente, varias instituciones ya trabajan en la búsqueda de la vacuna. Desafortunadamente, la mayoría lo hace en el contexto de lo que queda del capitalismo neoliberal, por lo que no se coordinan esfuerzos entre los distintos proyectos, lo cual podría resultar beneficioso a la larga.

Una de las posibles vacunas, que ya se encuentra en fase de pruebas en la universidad de Oxford, lleva como nombre hAdOx1 nCoV-19. Fue probada en un grupo de seis macacos rhesus, mismos que no fueron afectados por la enfermedad pese a durar 28 días siendo expuestos al patógeno de forma constante. Se estima que las primeras vacunas para uso humano podrían comenzar a distribuirse en septiembre.

Por su parte, el gobierno de China señaló que podrían tener disponible una vacuna para el Covid-19 también en septiembre, solo que sería en un principio para uso de emergencia por parte de trabajadores de la salud. En caso de que las pruebas resultaran exitosas, podría comenzar a aplicarse a la población a inicios del próximo año, informaron las autoridades de dicho país.

La empresa alemana BioNTech, trabajando con el conglomerado farmaceútico Pfizer, informó que están llevando a cabo pruebas en humanos de su vacuna potencial, denominada BNT162. En caso de que esta resulte exitosa, se podrían manufacturar millones de unidades para fin de año.

Por último, el oligarca Bill Gates (cuya fortuna, junto con la de otros magnates como Jeff Bezos, dueño de Amazon, ha aumentado vertiginosamente en plena pandemia) informó hace unas semanas que, mediante su fundación, se encuentran construyendo siete fábricas diferentes para la eventual manufactura de siete distintas vacunas potenciales.

Con algo de éxito y suerte, cualquiera de estos proyectos podría funcionar y coadyuvar a un retorno parcial a la normalidad para el próximo año.