Internacional

Jeniffer Gates, hija de Bill Gates, se aplicó la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y bromeó sobre las teorías de conspiración.

México. - Jennifer Gates, la hija del empresario cofundador del gigante de la informática Bill Gates, dio a conocer el viernes 13 de febrero que recibió la vacuna contra el Covid-19.

Por medio de su cuenta de Instagram, la hija de Bill Gates difundió un post donde incluyó un mensaje en el cual destacó que se aplicó ya la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Jennifer Gates recibió vacuna ARNm contra Covid-19

Jennifer Gates, de 24 años de edad y estudiante de Medicina, se dijo agradecida de haber recibido el fármaco del que explicó, se trató de una de tipo ARNm.

"Tengo el privilegio de recibir mi primera dosis de (la vacuna de) ARNm para enseñar a mis células a generar una respuesta inmunitaria protectora a este virus. Como estudiante de Medicina y aspirante a médico, estoy agradecida de que me brindará protección y seguridad para mi práctica futura"Jennifer Gates

Jennifer Gates extendió su agradecimiento para todos los trabajadores del sector salud que están atendiendo los casos de la enfermedad, ya que dijo que la vacuna aumentará la posibilidad de éxito que las labores del personal médico y de enfermería han realizado a lo largo de la pandemia.

Hija de Bill Gates bromea por teorías de conspiración sobre su padre y el Covid-19

Al señalar que en adelante continuará respetando las diferentes medidas de prevención, como el uso de cubrebocas -acciones que seguirá incluso cuando se aplique la segunda dosis-, la hija de Bill Gates bromeó sobre las teorías de conspiración que circulan alrededor de su padre.

Lo anterior debido a que Jennifer Gates concluyó su publicación al señalar que desafortunadamente, la vacuna no le “implantará el genio de su padre”.

La broma, ha sido interpretada como una referencia a la teoría conspirativa en la que se señala que Bill Gates, tienen la supuesta intención de usar las vacunas contra el coronavirus, para implantar microchips en los estadounidenses, con los cuales se podría realizar lo que se ha definido como una especie de vigilancia global.