22 de septiembre de 2021 | 04:09
Internacional

Covid-19: Mil contagios por Festival Veknipt en Países Bajos

El Festival ‘Veknipt’ formó parte de un “experimento cultural” en donde no era obligatorio el uso de cubrebocas
Festival Veknipt 2021
Compartir en

La pandemia de Covid-19 aún no termina. Mil contagios fue el resultado del Festival Veknipt, celebrado el pasado el 3 y 4 de julio en Utrecht, Países Bajos.

El festival de música electrónica no requería que los asistentes usaran cubrebocas, pues apostaron por un “experimento cultural post Covid-19”.

Este consistía en realizar el primer festival de música sin cubrebocas ni Sana Distancia. Contrario, para ingresar era necesario presentar un certificado de vacunación Covid-19.

“Se permitió que la prueba de acceso con un margen de 40 horas y los jóvenes actualmente tienen muchos contactos. La explicación puede estar ahí”

Lydia van der Meer, portavoz del servicio de salud.

De igual forma, aceptaron test de Covid-19 con resultados negativos, así como un documento que acreditara que habían enfermado recientemente.

En consecuencia, de los 20 mil asistentes al Festival Veknipt post Covid-19, por lo menos mil resultaron contagiados.

Las autoridades se dicen consternadas por el fracaso del experimento que tenía como objetivo replantear el regreso “seguro” a este tipo de actividades tras el Covid-19.

Covid-19 en Países Bajos

Países Bajos atraviesa su mayor número de contagios de Covid-19 desde el 2020, registrando más de 10 mil nuevos casos diarios.

La incidencia se encuentra en los jóvenes, siendo el brote del Festival Veknipt el mayor del país, luego de que en diciembre se esperaba el fin de los contagios comunitarios.

El Festival Veknipt se realizó poco después de que Mark Rutte, primer ministro de los Países Bajos, levantara las restricciones de Covid-19 impuestas para evitar contagios.

Sin embargo, a raíz de lo ocurrido, el Gobierno ha dado marcha atrás y anunció nuevas medidas Covid-19 que incluye el cierre de locales nocturnos.

Una de las personas que ha sido duramente criticada es la alcaldesa de Utrecht, Sharon Dijksma, que también asistió al festival.