Estilo de vida

Noruega: Vandalizan estatua del bebé furioso

Estatua de "Sinnataggen"@homeby_idaglimt/Instagram

La estatuta "Sinnataggen", también conocida como la estatua del bebé furioso, fue vandalizada, lo que creó mucha indignación.

En Noruega hay una reconocida estatua de un bebé gigante que pisa con fuerza, esta obra del artista Gustav Vigeland es considerada como un tesoro nacional.

Un museo noruego informó que algún sujeto que todavía no se ha identificado, trató de quitarle el tobillo izquierdo a esta estatua a modo de vandalismo.

  • La estatua, que lleva el nombre de “Sinnataggen” y es conocida como la del "bebé furioso", fue retirada del pargue Oslo para su reparación y posteriormente volverá a ser colocada en su lugar.

El director del museo, Jarle Stroemodden, salió a dar unas palabras acerca de lo indignante que resulta el actor de vandalismo: "Esto es un daño a un monumento cultural protegido y el asunto será reportado a la policía".

“Queremos que el público tenga un acceso cercano al arte de Gustav Vigeland y es una lástima que esto haya ocurrido” Jarle Stroemodden

La estatuta del “bebé furioso” forma parte de una popular atracción turística en Noruega: Un parque que se caracteriza por tener la agrupación de varias esculturas y otras estructuras como fuentes o puentes, cerca del centro de Oslo en Noruega.

Este parque es llamado el parque Vigeland y está conformado por más de 50 esculturas y bajorrelieves de bronce. Estas esculturas se encargan de mostrar todas las facetas de la vida de los seres humanos: el nacimiento, la infancia, la adolescencia, la madurez, la familia, la vejez y la muerte.

La importancia de la estatua de “Sinnataggen”

Esta estatua que representa a un bebé furioso fue creada en 1928. Está hecha de bronce y es considerada como un tesoro nacional. Además, es la obra más famosa de Gustav Vigeland, artista que también diseñó la medalla del Premio Nobel de la Paz.

Esta obra se ha establecido como una de las estatuas favoritas de todos aquellos turistas que visitan el lugar. ¡Al grado de llegar a considerarse como un símbolo de Oslo! Por eso es tan común encontrarla en postales y otros souvenirs de Noruega.