Estilo de vida

El puesto ofrece un contrato de dos años e incluye viajes por todo el mundo

La reina Isabel II está en busca de un nuevo asistente personal al que le pagará hasta 50 mil dólares al año (un millón mil 695 pesos mexicanos). La vacante fue anunciada este martes 1 de diciembre en LinkedIn y los interesados podrán aplicar hasta el próximo 4 del mismo mes.

El seleccionado o la seleccionada viajará por todo el mundo y firmará un contrato de dos años al puesto de secretario privado en la oficina que la monarca británica tiene en el Palacio de Buckingham. El candidato ideal debe contar con "excelentes habilidades interpersonales y de comunicación". Estos son los requisitos.

Isabel II pide a alguien con un enfoque proactivo y que trabaje de manera eficiente con iniciativa y dirección mínima permaneciendo calmado y organizado, incluso cuando se encuentre bajo presión. Una característica de la familia real británica. Pero además de viajar por el mundo con la monarca, sus deberes incluirán coordinar agendas, reuniones y citas, y ayudar con el manejo eficiente de las actividades del gobierno.

Esto es, "servir de enlace con las partes interesadas en el Reino Unido, Realms y Commonwealth para redactar cartas y otros materiales" a partir de enero del 2021 y a lo largo de dos años. Por otra parte, la reina anunció que por primera vez pasará la Navidad sólo en compañía de su esposo Felipe de Edimburgo.

Isabel II y FelipeChris Jackson / AP

Esto, para predicar con el ejemplo las medidas sanitarias en contra de los contagios comunitarios de coronavirus. Así que la pareja real no viajará a Sandringham para reunirse con el resto de su familia y en su lugar Isabel II y el duque pasarán las fiestas en Windsor, a donde se trasladaron desde Londres el pasado marzo tras el estallido de la crisis sanitaria en Reino Unido.

No obstante, se desconoce si el resto de la familia real se reunirá en estas fechas, aunque realmente todos han asistido a muy pocos eventos y se piensa que cada grupo familiar celebrará por separado. Como el príncipe Harry y Meghan Markle, quienes pasarán la Navidad en su mansión de Los Ángeles.