6 de diciembre de 2021 | 01:36
Estilo de vida

¿Quién es Oliver? El supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono

¿Quién es Oliver? El supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono. Te contamos los detalles
¿Quién es Oliver? El supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono
Compartir en

¿Quién es Oliver? El supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono. Desde hace mucho tiempo, la ciencia está buscando ‘la especie’ que no es hombre, pero tampoco mono.

Con el paso de los años, la comunidad científica ha dedicado gran parte de sus esfuerzos en encontrar el supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono.

En la década de los 60 apareció una gran pista que, en su momento, despertó varias dudas.

Oliver, la criatura que no era mono, pero tampoco hombre

Oliver, el supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono, nació en 1958 en la República Democrática del Congo.

La historia del mono llamado Oliver inició en los años 60 y 70. El animal se hizo famoso debido a su peculiar comportamiento y apariencia que se asemejaba a la de los humanos.

Oliver destacaba de entre los demás monos porque tenía menos pelaje en su cuerpo, incluso, la parte superior de su cabeza y su rostro estaban prácticamente libres de pelo.

Otras características física que tenía Oliver, el supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono, eran sus orejas eran puntiagudas, su frente amplia y el mono también tenía en su cara varios rasgos humanos.

Oliver llegó a la vida de Frank y Janet Berger, pues el hermano de Frank lo encontró en el Congo y lo envió a Estados Unidos. La pareja entrenó a Oliver para hacer actividades humanas.

Las habilidades de Oliver

Frank y Janet Berger entrenaron a Oliver para que caminara con una postura casi erguida; su andar era similar al de los humanos.

Además, ambos cuidadores decidieron entrenarlo para que realizara diversas actividades humanas como:

  • Fumar cigarros
  • Mover carretillas
  • Abrir latas y beber su contenido
  • Ver películas
  • Usar pantaloncillos

Oliver no se quedó por siempre con Frank y Janet Berger, pues de acuerdo con la pareja, el mono comenzó a desarrollar actitudes violentas y finalmente decidieron venderlo.

El triste desenlace de Oliver

Desde entonces, Oliver no tuvo un hogar fijo ni un cuidador definitivo, por lo que estuvo presente en muchos espectáculos itinerantes de animales.

En algún show le llamaron “Humanzee” y fue con ese sobrenombre que Oliver comenzó a ser famoso, pues se presentaba como una mezcla entre hombre y mono.

Incluso, Oliver apareció en diversos programas de televisión, periódicos y revistas, y fue justo en esos espacios cuando la teoría de ser ‘el supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono’ tomó relevancia.

A partir de 1980 nada se supo de Oliver y fue hasta varios años después que descubrieron que el mono había sido entregado a Buckshire Corporation, un laboratorio que experimentaba con animales.

En ese lugar, Oliver estuvo nueve años encerrado en una jaula, por lo que desarrolló artritis y atrofias musculares.

Sin embargo, el santuario de Texas Primarily Primates encontró a Oliver y lo rescató.

Oliver, el supuesto eslabón perdido entre el hombre y el mono, falleció en 2012 cuando tenía 54 años. Para entonces, Oliver ya no podía ver y debido a la artritis y atrofias musculares, tampoco podía caminar erguido.