Crean área exclusiva en el metro para amamantar bebés

mamá bebé
mamá bebéThe Honest Company / Unsplash

La medida implementada en Colombia busca proteger a las madres y sus bebés. 

Cada que una oportunidad se presenta, el debate sobre amamantar en público vuelve a encenderse y es que, aunque este es una acto natural y vital para un bebé (igual que lo es alimentarse para cualquier persona), sigue siendo mal visto por muchas personas, sobre todo porque se sigue sexualizando los pechos y pezones femeninos.

Alrededor de esta discusión sin fin, autoridades de la alcaldía de Medellín, Colombia, a través del programa llamado Buen Comienzo, implementará tres salas exclusivas para que los bebés sean amamantados dentro de las instalaciones del Metro de la ciudad.

La medida no es prohibitiva, pues las madres podrán seguir alimentando a sus hijos como lo han hecho hasta el momento, en cualquier lugar tanto del sistema de transporte como de la ciudad; la idea de la iniciativa es crear alternativas libres del acoso al que las mujeres que amamantan enfrentan en espacios públicos.

Sobre las salas, Centropolis Medellín detalla que estarán abiertas a partir del 19 de septiembre en las estaciones San Javier, San Antonio y Hospital y contarán con asientos ergonómicos e higiénicos para que las personas puedan sentarse a amamantar a sus hijos. Su objetivo es promover el desarrollo integral de los bebés y fortalecer sus lazos afectivos, agregan.

El absurdo debate de la leche

Usar la moralidad para desacreditar el acto de alimentar a un ser vivo, no es un problema que se de sólo en Colombia, de hecho, se da en muchos países del mundo, incluido México.

Las mujeres que deciden calmar el hambre de sus bebés mientas están en un restaurante, un centro comercial, un parque o cualquier otro lugar, frecuentemente son mal vistas y hasta atacadas, afortunadamente hoy existen las redes sociales que se han convertido en una herramienta para denunciar esta clase de casos.

Así han surgidos momentos memorables que empoderan a las mujeres para seguir decidiendo sobre sus cuerpos al mismo tiempo que le recuerdan al mundo que no son objetos sexuales. Uno de ellos tuvo lugar en Cabo San Lucas, Baja California, cuando un hombre se le acercó para exigirle que se cubriera con una frazada mientras amamantaba.

Ante tal cosa, ella tuvo una respuesta muy original que se viralizó rápidamente pues se cubrió, pero no el pecho, como otros habrían esperado. 

0
comentarios
Ver comentarios