Estilo de vida

Luz solar podría ayudar a combatir coronavirus

SolJens Kreuter / Unsplash

La luz del sol mata al 90% del coronavirus en superficies. 

La ciencia sigue estudiando a profundidad el nuevo coronavirus dentro de todos los escenarios posibles con la intención de combatir la pandemia de Covid-19 por la que actualmente atraviesa el mundo. No se trata sólo de hallar una vacuna sino de encontrar tratamientos efectivos con la menor cantidad posible de efectos secundarios. 

Pero otra parte importante es continuar buscando herramientas que ayuden a evitar contagios, por ejemplo, desinfectando toda clase de superficies. En este sentido, un estudio afirma que la luz solar es capaz de matar al 90% del virus en sólo minutos. 

Un grupo de científicos del Instituto Nacional de Defensa Biológica Battelle de Estados Unidos, realizó pruebas de laboratorio para probar las capacidades desinfectantes del sol sobre los patógenos del Covid-19, y encontraron que el 90% mueren cada 6.8 minutos. 

Para conseguir estos resultados, los biólogos recrearon condiciones similares a las de un mediodía despejado del solsticio de verano a 40 grados latitud norte, es decir, en una línea que atraviesa el Mediterráneo, el norte de China y el centro de EU. Pero, concluyeron que con una luz más intensa el virus también muere, aunque a menor velocidad.

El sol desinfecta superficies

El estudio no contempla exponer a una persona a la luz del sol con la intención de medir su carga viral, sólo fue hecho para conocer su poder desinfectante sobre superficies contaminadas. 

El hecho de que la luz solar sea capaz de inactivar parte del virus, es, de acuerdo con uno de los autores del estudio, una buena noticia en lo que se refiere a nuevos contagios, sin embargo, no se tiene la certeza de que los agentes patógenos desaparezcan por completo, por lo tanto, no sustituye a otras medidas de desinfección. 

"El presente estudio proporciona la primera evidencia de que la luz solar puede inactivar rápidamente el SARS-CoV-2 en las superficies"

Aún queda pendiente determinar qué cantidad de virus puede dejar una persona infectada al estar en contacto con una superficie y la que se necesita para un nuevo contagio.