Estilo de vida

Prueban nuevo medicamento japonés para tratar coronavirus

FavipiravirReuters

Favipiravir es un antigripal que resultó eficaz para evitar que el virus se reproduzca en pacientes con Covid-19. 

Las pruebas, ensayos y estudios que buscan medicamentos eficaces para tratar el Covid-19 continúan en muchos países del mundo, entre ellos, Rusia que este martes 28 de abril anunció que comenzará con los ensayos clínicos para probar el medicamento japonés favipiravir para tratar la enfermedad causada por el coronavirus surgido en China

El fármaco demostró su eficacia contra el coronavirus y actualmente está siendo probado en distintos países en diferentes continentes.

El Ministerio de Salud ruso informó que las pruebas se llevarán a cabo administrando favipiravir en pacientes hospitalizados por Covid-19 en 17 hospitales de todo el país. Esto con la intención de que el análisis clínico arroje resultados más confiables sobre la eficacia y la seguridad del fármaco, explica e sitio ruso TASS.

¿Qué es el faripiravir?

El favipiravir es un fármaco que originalmente se creo como antigripal, pero tiene la característica de poder neutralizar diversos virus ARN, es decir, aquellos que tienen ácido ribonucleico como material genético, entre ellos el SARS-CoV-2, causante de el Covid-19. 

Se trata de una sustancia química que ha mostrado eficacia en el tratamiento de infecciones provocadas por elevadas cargas virales. Anteriormente fue probado como antigripal en Japón, y ahora buscan probar sus efectos en otros países aplicado a pacientes con infección por coronavirus. 

"El fármaco fue desarrollado como un antigripal con eficacia contra las infecciones graves"Ministerio de Salud ruso

En pruebas realizadas en China durante marzo a 320 pacientes con la enfermedad, el favipiravir demostró ayudar a la recuperación al impedir que el virus se multiplicara. Además, las autoridades sanitarias del país oriental indicaron que no se observaron efectos secundarios. 

Los experimentos realizados en Shenzhen, China con 80 enfermos con Covid-19 demostraron que se necesitan cuatro días de promedio para que un paciente dé negativo, cifra menor a los 11 días que tardaron quienes no lo recibieron.