Descubren vínculo entre uso de antibióticos y defectos de nacimiento en bebés

Estudio relaciona uso de antibióticos durante el embarazo con defectos de nacimiento
Relacionan uso de antibióticos durante el embarazo con defectos de nacimientoUnsplash

El estudio recomienda a las embarazadas y a sus médicos buscar alternativas a los antibióticos, pero nunca dejar de tomarlos ante una infección.

Tomar ciertos antibióticos comunes durante el primer trimestre del embarazo eleva el riesgo de que los bebés nazcan con defectos de nacimiento, afirma un estudio publicado esta semana en la revista médica BMJ.

La investigación, realizada por científicos británicos, encontró que mujeres a quienes les recetaron macrólidos durante los primeros tres meses de embarazo tenían mayores probabilidades de dar a luz bebés con defectos congénitos, en comparación con las madres a las que se les recetó penicilina.

¿Qué son los macrólidos?

Los macrólidos son antibióticos que suelen recetarse a pacientes alérgicos a la penicilina

Entre los de uso más común están la eritromicina, claritromicina y azitromicina, que se usan para combatir infecciones como la neumonía y la bronquitis, así como enfermedades urinarias, cutáneas y de transmisión sexual.

Malformaciones cardíacas, las más probables por uso de antibióticos

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los datos recogidos por médicos generales de 104 mil 605 niños nacidos en Reino Unido, entre 1990 y 2016, con madres a las que se les recetó penicilina o macrólidos durante su embarazo. 

Al buscar defectos de nacimiento y trastornos del desarrollo neurológico, los investigadores encontraron que en las embarazadas que tomaron macrólidos durante su primer trimestre aumentó el riesgo de malformaciones mayores a 28 de mil nacimientos, en comparación con 18 por mil nacimientos con penicilina.

Los científicos destacaron que en específico, el riesgo de malformaciones cardíacas fue mayor.

Recomiendan buscar alternativas, pero advierten peligros de no tomar antibióticos

Ruth Gilbert, una de las autoras del estudio, señalo que el aumento es pequeño pero significativo, por lo que recomendó a las embarazadas y a sus médicos encontrar una alternativa para tratar sus infecciones.

Sin embargo, la profesora de University College London advirtió sobre los riesgos de no tomar antibióticos en absoluto cuando las mujeres restantes presenta una infección bacteriana.

“Es realmente importante tomar antibióticos porque la infección en sí misma puede ser realmente perjudicial para el bebé nonato”.Ruth Gilbert, una de las autoras del estudio.

Asimismo, dijo que una muestra mayor de datos a la que utilizaron podría proporcionar información sobre defectos de nacimiento menos comunes y otros resultados de tomar ciertos antibióticos.

Con información de CNN.

0
comentarios
Ver comentarios