24 de octubre de 2021 | 02:01
Estilo de vida

Covid-19: Desarrollan una vacuna que parece leche para prevenir la enfermedad

Científicos de Rusia están desarrollando una vacuna con aspecto y sabor similar al de los lácteos.
Leche
Compartir en

Desde la aparición del Covid-19, los científicos han desarrollado un sinfín de fármacos con el objetivo de reducir el contagio del virus. En esta ocasión se trata de una vacuna que parece leche.

Esta nueva vacuna ha llamado la atención del público; pues además de su singular apariencia, promete reducir el número de contagios.

El fármaco de aspecto similar a la leche ya está en las pruebas finales

Este nuevo fármaco fue desarrollado por científicos de Rusia y presentado este 6 de octubre por Alexandr Suvórov, jefe del equipo del Instituto de Medicina Experimental de Rusia.

Por su parte, Alexandr Suvórov explicó que a la vacuna que parece leche aún le falta pasar por los ensayos preclínicos.

Sin embargo, tienen programado terminar para finales del año en curso; así como iniciar con la documentación correspondiente para inicios del 2022.

“Esperamos terminar los ensayos preclínicos antes del fin de año y preparar la documentación correspondiente para principios de 2022″

Alexandr Suvórov

La vacuna también tendrá sabor a lácteo; también están desarrollando probióticos contra Covid-19

Otro de los detalles que dieron a conocer los científicos rusos es que la nueva vacuna, además de parecer leche, también tendrá un sabor parecido al de los lácteos.

Esto con la finalidad de que resulte agradable su consumo.

Por si eso fuera poco, el jefe del Instituto de Medicina Experimental indicó que su centro de investigación está buscando también otras formas de fármacos no convencionales que ayuden a evitar los contagios de Covid-19.

Tal es el caso de las vacunas tipo probióticos, con las se busca que con su consumo se puedan reducir los contagios.

Es esta misma organización la que se ha encargado de del desarrollo de dicha vacuna en forma de probiótico.

En Uzbekistán también están creando vacunas comestibles

Por otro lado, científicos de Uzbekistán, país de Asia Central, comenzaron a crean vacunas comestibles contra Covid-19.

Lo más sorprendente de ellas es que están sintetizadas en tomates.

Por su parte, fue en la Academia de Ciencias de Uzbekistán que indicaron que la proteína S del Covid-19 despierta el sistema inmunológico cuando llega al intestino.

“Los experimentos han mostrado que la proteína S del coronavirus, sintetizada en un tomate, al alcanzar el intestino despierta el sistema inmunológico y los anticuerpos producidos luchan contra el patógeno”

Academia de Ciencias de Uzbekistán

Los ensayos de esta vacuna comestible estarán realizándose hasta finales del año.

Los científicos también señalaron que, entre las ventajas de este fármaco, se encuentran su económico precio y la facilidad de suministrarlo a los niños.