Estilo de vida

Crean "cortina de abrazos" para los más vulnerables al Covid-19

Cortina de abrazosAFP

La cortina de abrazos permite a la población de riesgo recibir el afecto de sus familiares

La cortina de abrazos es una idea bastante original y hecha con amor que comienza a implementarse ante la prevalencia del riesgo de contagio del coronavirus. Ésta está dirigida a las personas más vulnerables: las personas que viven con una enfermedad crónica o que son abuelos mayores de 65 años. 

Un asilo en Sao Paulo, Brasil, creó la llamada “cortina de abrazos” para que todos los integrantes de una familia pueda estrujar y dar amor a los abuelitos sin ponerlos en riesgo.

La idea surgió en una casa de reposo ubicada en Sao Paulo, una de las ciudades en Latinoamérica más afectadas ante la pandemia de Covid-19. En Brasil se han registrado 44 mil muertes y más de 888 mil contagios. Sin embargo, las funestas cifras no han impedido que se lleve un poco de alegría a los adultos mayores quienes por su avanzada edad son uno de los mayores grupos en riesgo.

Abuelitos vuelven a abrazar a sus familiares con "cortina de abrazos" en Sao Paulo, Brasil pic.twitter.com/TdC4eNRKYR

— Chica Gelatina (@chicajelatina) June 14, 2020

Las enfermeras de la casa de retiro son las encargadas de desinfectar con cuidado esta cortina de plástico con un par de bolsas especiales en donde caben los brazos para poder tener el contacto físico tan anhelado.

Pese a esta barrera, no impide que los visitantes utilicen cubrebocas y guantes que les lleguen hasta los hombros para protección de ambas partes, además de los protocolos que de salud que se han instaurado en la mayor parte del mundo.

“Cuando vimos que esta pandemia iba a durar mucho tiempo, tuvimos que encontrar una forma segura de que las familias vieran a los residentes y que los ancianos supieran que sus seres queridos estaban pensando en ellos”Maira Martins, terapeuta

Varios de los ocupantes de la casa de reposo estuvieron mas que contentos con esta "cortina de abrazos" pues aseguran que hacía mucho no habían podido entablar contacto físico con sus familiares: 

“¡Qué bien me sentí, la extrañé tanto!" dijo a AFP Silvio Nagata de 68 años luego de haber abrazado a su hermana mayor Luiza Yassuko de 76 años.