Estilo de vida

Estudio comprueba que el coronavirus sí se transmite por aire

Vida cotidianaVictoria Valtierra / Cuartoscuro

Una investigación con hurones determinó que el coronavirus es capaz de transmitirse por aire 

Un grupo de científicos del Departamento de Virología del Centro Médico de la Universidad Erasmus y el Laboratorio de Ciencia Animal del mismo centro en Róterdam, Países Bajos, realizó un estudio que demuestra que el coronavirus se transmite por aire.

El reporte publicado en la revista Nature afirma que "existen evidencias robustas" dado que el experimento hecho con tres hurones comprobó que esto es posible. La evidencia se da a conocer apenas dos días después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) admitiera la transmisión por aire de la Covid-19 en espacios cerrados.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores contagiaron a través de las vías nasales a varios hurones con una muestra de SARS-CoV-2 de un turista alemán que dio positivo por coronavirus tras un viaje a China. Seis horas después de la exposición al virus, colocaron a los hurones en una jaula junto a otro que no estaba contagiado.

Un día después introdujeron a otro hurón que tampoco había sido expuesto en una jaula adyacente y separada por 10 centímetros. Cabe destacar que cada jaula contaba con una rejilla de acero que permitía que corriese el aire para limitar la posibilidad de contagio del virus sólo a la transmisión aérea.

Además, en una jaula estaba el hurón sin contacto con otros animales, y en la otra dos hurones: uno que había sido contagiado y otro que mantendría contacto directo con él. Los resultados demostraron que los hurones que habían tenido contacto directo con los que estaban contagiados entre uno y 3 días después de haber sido expuestos al virus, dieron positivo.

Pero eso no es todo, los animales que habían permanecido en una jaula independiente, pero que habían respirado el mismo aire, también resultaron contagiados. No obstante, todavía no es posible saber si esto ocurrió por aire a través de gotitas, aerosoles, o ambos. El estudio refuerza el uso de cubrebocas en espacios cerrados, con mala ventilación e incluso en entornos socialmente distantes.