Estilo de vida

La contaminación acústica provocaría enfermedades cardiacas y respiratorias

En varias partes del mundo, el límite máximo de ruido permitido es de 65 decibeles; un solo automóvil se acerca a 70.
Compartir en
Por Hazel BarreraApril 28, 2021 at 12:06 pm CDT

La contaminación acústica provocaría enfermedades cardiacas, respiratorias, y más padecimientos del sistema nervioso a mediano y largo plazo.

Además, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación acústica se ha convertido en la segunda causa de enfermedad de carácter ambiental.

Contaminación acústica provoca efectos del ruido auditivos y no auditivos

Césareo Estrada Rodríguez, académico en la Facultad de Psicología de la UNAM, explicó que existen dos tipos de efectos del ruido provocados por la contaminación acústica.

Se trata de los efectos auditivos y no auditivos; ambos, tienen un impacto negativo en la salud física y mental.

En el caso de los efectos auditivos, una persona expuesta a altos niveles de contaminación acústica podría perder -por completo- la audición.

Por su parte, los efectos no auditivos provocarían una serie de enfermedades e irregularidades en el sistema nervioso a mediano y largo plazo.

¿Qué enfermedades provoca la contaminación acústica?

Consecuencia de los efectos no auditivos de la contaminación acústica, podrían desarrollarse las siguientes alteraciones y enfermedades:

Fisiológicas

  • Alteraciones circulatorias
  • Alteraciones cardiacas
  • Alteraciones respiratorias
  • Alteraciones endócrinas (hormonales)
  • Alteraciones en el sistema digestivo
  • Alteraciones en el ciclo del sueño
  • Crisis de estrés
  • Hipertensión

Psicológicas

  • Disminución del bienestar general
  • Aumento de irritabilidad
  • Pérdida de concentración

La contaminación acústica en la CDMX

En varias partes del mundo, incluyendo a México, existe un límite máximo de ruido permitido: 65 decibeles.

En contraste, el ruido que se genera diariamente ronda entre estos niveles:

  • Una conversación alcanza entre 50 y 60 decibeles.
  • Una conversación con gritos ronda entre 65 decibeles.
  • Un solo automóvil circulando puede rebasar los 70 decibeles.

Al respecto, Cesáreo Estrada Rodríguez aseveró que, en la CDMX, “resulta imposible mantener el ruido por debajo del límite de 65 decibeles”.

Además de los autos, los altos niveles de música en establecimientos o fiestas en las calles, obras de construcción e instalaciones, también son potenciales causantes de la contaminación acústica.

La reforma y adiciones a la Ley Ambiental en materia de ruido y contaminación auditiva, tiene el objetivo de erradicarlos.

Se encarga de sancionar, multar, y arrestar por 36 horas a quienes hagan ruido que sobrepase los 65 decibeles, así como clausurar, decomisar y suspender actividades por esta falta.

Las multas propuestas ascienden a los 8 millones 962 mil pesos.

Con información de UNO TV