Estilo de vida

El hongo chaga tiene diferentes propiedades medicinales. En la antigua Rusia, se preparaba como té para tratar enfermedades hepáticas y cardíacas

Investigadores del Centro Científico de Virología y Biotecnología Véktor, donde se creó una de las vacunas rusas contra el Covid-19, desarrollan un medicamento antiviral hecho a base de un extracto acuoso del hongo chaga (Inonotus obliquus).

Los autores del estudio, publicado el martes por la revista académica rusa Nauka iz pérvyj ruk (Ciencia de primera mano), afirman que dicha sustancia es capaz de suprimir la multiplicación de partículas del nuevo coronavirus.

¿Qué es el chaga?

Es un hongo parásito que suele aparecer en las áreas dañadas de la corteza del abedul blanco, pero también puede encontrarse en árboles como el aliso, el fresno de montaña o el arce.

Las propiedades medicinales del chaga, que no es comestible, se conocen desde hace cientos de años. En la antigua Rusia, el té de chaga se utilizaba para prevenir y tratar enfermedades:

  • gastrointestinales
  • hepáticas 
  • cardíacas
  •  tuberculosis
  • diferentes tumores

Los investigadores de Véktor sostienen que el extracto de chaga, también conocido como nariz de carbón, suprime la reproducción del coronavirus en los cultivos celulares y, gracias a que no es tóxico, afirman que podría emplearse en fármacos efectivos contra el Covid-19.

El estudio aun está pendiente de ser revisado por expertos de la misma área científica, sin embargo, sus autores ya han solicitado una patente para un medicamento denominado “Inhibidor de la replicación del coronavirus SARS-CoV-2 basado en un extracto acuoso del hongo ‘Inonotus obliquus'”.

El estudio señala que la efectividad del extracto ya fue probada por la profesora Tamara Tepliakova, una de las autores principales, así como por familiares y colegas cuando se infectaron de coronavirus.

Todos ellos afirman haber superado los síntomas de Covid-19 luego de entre cinco y siete días de tratamiento con chaga.

Sin embargo, durante el mismo periodo también recibieron un tratamiento sintomático (en algunos casos, con antipiréticos), por lo que no está claro qué fue lo que ayudó exactamente a mitigar los síntomas.

Con información de RT