martes 23 de julio de 2019 | 09:48
Estilo de vida

VIDEO: Siete amigas compraron la "casa de sus sueños" para pasar el resto de su vida juntas

Karina H. Barrera jue 04 jul 2019 20:33
Ahorraron mucho y se compraron la casa de sus sueños
Ahorraron mucho y se compraron la casa de sus sueños
Foto propiedad de: Captura/YouTube

El lugar era una casa en ruinas que con los ahorros de todas pudo convertirse en una enorme y moderna casa.

Cada vez son más las mujeres que deciden pasar el resto de su vida sin hijos ni pareja, de modo que su única obligación sea cumplir sus sueños y metas. Esta idílica situación la viven  siete amigas de China, quienes un día, a manera de broma, se plantearon la idea de comprarse una enorme casa para vivir sus años de retiro y por fin lo lograron.

Puedes leer: El sexo entre amigos fortalece la amistad, según estudio

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Hicieron de una casa en ruinas una lujosa y moderna finca 

En 2008, las mujeres, que tienen casi la misma edad, decidieron tomarse con seriedad el proyecto y juntaron unos 584 mil dólares para comprar un extenso terreno con una casa de ladrillos en ruinas, ubicada en una importante ciudad al sureste de China, cerca de Hong Kong.

Pronto, convirtieron la vieja casa en un lugar acogedor, moderno y lleno de luz, gracias a sus diversos espacios cubiertos sólo con cristal.

Recomendamos: Hijas de Peña Nieto y Angélica Rivera son íntimas amigas tras divorcio de sus padres (video)

Así lo dijo una de las mujeres en un video subido a YouTube, por la empresa de medios Yitiao, donde presenta su nueva casa de 7 mil 535 pies cuadrados.

¿Cómo es casa de sus sueños (y seguro también de los tuyos)?

La finca de tres y medio pisos está rodeada de campos de arroz. Cuenta con espacio compartido en la planta baja y habitaciones individuales para cada una de las mujeres en el nivel superior.

Lee esto: I Want to Eat Your Pancreas, un filme sobre la amistad y la muerte

Una parte que destaca son los enormes tatamis diseñados para pasar el tiempo todas juntas, además de un salón de té, muebles fabricados en la India y Marruecos, así como una larga mesa de comedor para comidas grupales. 

Ya planean asignar tareas a cada una para evitar conflictos 

En el exterior hay una piscina y un amplio pabellón de té conectado a través de una pasarela de bambú, lugares en los que ya planean algunas parrilladas.

"Decimos en broma que cada una debería practicar una habilidad para que no nos sintamos solas y luchemos unas con otras 10 años más tarde… Algunas pueden preparar deliciosa comida, otras aprender medicina tradicional china, otras tocar instrumentos y las demás cultivar vegetales”, señalan.

Con información de The New York Post.