21 de octubre de 2021 | 07:48
Guerrero

Muere por Covid-19, Mario Casarrubias, líder de Guerreros Unidos

Mario Casarrubias padecía diabetes mellitus, lo que agravó su enfermedad por Covid-19
Mario Casarrubias murió por Covid-19 en el Hospital Central Militar de la CDMX
Compartir en

Mario Casarrubias, líder y fundador de Guerreros Unidos murió por Covid-19 en un hospital militar de la Ciudad de México (CDMX).

El hermano del también líder de dicho grupo criminal, Sindronio Casarrubias, fue trasladado del penal del Altiplano en el Estado de México hacia la Ciudad de México el pasado 22 de julio.

Mario Casarrubias, conocido como “Sapo Guapo”, contrajo Covid-19 en el penal de máxima seguridad donde su estado de salud empeoró, por lo que fue llevado al Hospital Central Militar de la CDMX.

Mario Casarrubias fue intubado por gravedad de Covid-19

El líder de Guerreros Unidos, Mario Casarrubias fue ingresado a Hospital Central Militar de la CDMX, donde tuvo que ser intubado por la gravedad de la enfermedad.

Luego de 48 horas intubado, el líder criminal, quien fuera privado de su libertad por su participación en la desaparición de los 43 Normalistas de Ayotzinapa, murió.

La salud de Mario Casarrubias ya se encontraba deteriorada debido a que padecida diabetes mellitus desde su ingreso al penal.

Defensa de Mario Casarrubias reclamó tortura a líder de Guerreros Unidos

La defensa de Mario Casarrubias reclamó actos de tortura e incomunicación hacia el líder de Guerreros Unidos, por lo que promovieron un amparo de reclamo.

Días antes de ser diagnosticado con Covid-19, el juez Décimo de Amparo en Materia Penal otorgó la suspensión de plano, para que cesaran los actos denunciados por Mario Casarrubias.

Ahora, se deberá probar mediante

  • Bitácoras
  • Exámenes médicos
  • Exámenes psicológicos

que Mario Casarrubias no fue torturado.

El juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal también solicitó que se le notificara a Casarrubias para que expresara si era su deseo promover una demanda, sin embargo, ya no pudo ser notificado.

Mario Casarrubias fue detenido en 2014 por la desaparición de los 43 Normalistas de Ayotzinapa y condenado a 10 años de prisión por

  • Delitos contra la salud
  • Posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército
  • Portación de armas de fuego