27 de julio de 2021 | 04:58
Famosos

Regina Murguía confiesa que congelará sus óvulos para convertirse en madre

Regina Murguía reveló que lleva un año tratando de quedar embarazada con su pareja Tono Beltranena.
Regina Murguía y Tono Beltranena
Compartir en

A finales del mes de febrero, Regina Murguía, compartió con sus seguidores que se había comprometido con Tono Beltranena de Magneto. Debido a la pandemia por el Covid-19, la pareja decidió posponer su boda hasta que se pueda celebrar de manera presencial.

En entrevista con el programa ‘Ventaneando’ la integrante de JNS, confesó que durante un año ha intentado embarazarse, sin embargo no descarta la idea de congelar sus óvulos para convertirse en mamá.

Regina Murguía: “Este año cumplo 36 años, no nos estamos haciendo más jóvenes”

En el video, Regina Murguía reveló que se encuentra muy feliz con Tono Beltranena, por lo que ya se encuentra pensando en formar una familia. Aunque espera que primero llegue su boda, no descarta la idea de congelar sus óvulos para convertirse en mamá.

“Este año cumplo 36 años, no nos estamos haciendo más jóvenes, entonces sí, posiblemente lo considere. Espero que primero llegue la boda, pero probablemente sea inseminación”

Regina Murguía

La cantante puntualizó que desde hace un año ha intentado embarazarse, pero es algo complicado ya que el integrante de Magneto se revirtió la vasectomía y a ella se le detectó que tenía quistes en los ovarios por lo que se podría someter a un tratamiento.

“No sé si es muy indiscreto, él estaba operado, ya no iba a tener más hijos y se hizo la operación para poder ajustarse los cables y probar si naturalmente se podía. Me dieron tratamiento y tengo quistes en los ovarios, probablemente tengamos que hacer algún otro tratamiento porque ya ha pasado un año”

Regina Murguía

Antes de finalizar su entrevista, Regina Murguía compartió que casi pierde la vida en un viaje que realizó con Tono Beltranena y sus dos hijas cuando visitaron un volcán en Guatemala.

La famosa destacó que se encontraban en ‘El Acatenango’ observando al ‘volcán de Fuego’, pero de repente se hizo de noche y ellos seguían arriba. La temperatura descendió significativamente y al oscurecerse no podían ver nada y se estaban dirigiendo a la orilla con el peligro de que pudieran caerse a 3 mil 500 metros de altura.