24 de enero de 2022 | 20:30
Famosos

Lyn May se burla de Instagram mostrando un pezón

Lyn May, de 69 años de edad, presume la firmeza de su cuerpo dejando al descubierto un pezón. 
Lyn May
Compartir en

A sus 69 años de edad, Lyn May quiere dejar claro que “tiene todo en su lugar”. Aprovechando que posee un cuerpo espectacular, a tal grado que sería la envidia de muchas veinteañeras, la bailarina disfruta presumirlo por lo que hoy da un dulce visual a sus fans.

A través de sus historias de Instagram, Lyn May publicó una foto de sí misma luciendo un traje cuyas transparencias muestran gran parte de su tonificado cuerpo; el atrevimiento es tanto que sus fans rápidamente notaron que un pezón se asoma.

Las reacciones no se hicieron esperar: “Un icono, tremenda señorona”, “Uno de los mejores cuerpazos del cine mexicano”, “¡Qué buena estás!”, “Se le escapó algo”, “Señora hermosa”, “Qué guapa”, “Ya cálmese por favor”, “De las pocas mujeres que pueden llegar a esa edad y verse así de regia: bueno, yo creería que es la única”, “Es mi vedette favorita”, “Cuerpazo de señorita que ya quisiera yo que no estoy tan señorita”, se lee entre los comentarios de la arriesgada publicación.

Curiosamente, aunque han pasado varias horas, Instagram no ha censurado la imagen en la que observa claramente el pezón izquierdo de Lyn May.

Lyn May fue violentada durante su primer matrimonio

La vedette Lyn May no ha tenido una vida fácil. Aunque su reputación quedó marcada luego de que le inyectaran aceite en la cara, antes de ese terrible suceso pasó por cosas fuertes. Sufrió violencia doméstica; su primer marido la golpeaba.

En entrevista con diversos medios, la bailarina recordó cómo fue que llegó a México. “Trabajaba en el mercado vendiendo y conozco a un marinero guapillo, y uno por salirse de la pobreza busca el mejor escape”, contó. Tenía menos de 15 años y él le doblaba la edad. Aunque al principio todo lo veía fácil, más tarde él comenzó a golpearla -durante su primer embarazo- ya que no quería tener más hijos.

Aquella mala relación terminó cuando Lyn May se cansó de que este hombre, que en aquel momento tenía 40 años de edad, la golpeara porque no sabía nada y con cualquier excusa, por lo que con dos hijas se fue a Acapulco donde comenzó trabajando como mesera y más tarde en un salones de belleza.