Famosos

Gabriel Soto le enseña a su hija a boxear

Gabriel Soto e hijas@gabrielsoto

A sus 12 años, Elisa, la hija mayor de Gabriel Soto, tomó su primera clase de box. 

Es mejor que nadie se quiera pasar de listo con Elisa, la hija mayor de Gabriel Soto, debido a que ella es muy buena soltando golpes, según presume su padre, quien le heredó su pasión por el deporte pues todo apunta a que será una gran boxeadora…

Así es, Elisa Marie Soto está aprendiendo a boxear bajo la supervisión de su padre Gabriel Soto, quien es un experto en el deporte al punto que creó una fundación llamada “No tires la toalla”, cuyo objetivo principal es ayudar a jóvenes en condiciones difíciles a salir adelante adentrándose en este deporte.

Hoy Gabriel Soto quiere que Elisa conozca y practique el box, para que el día de mañana pueda defenderse de los villanos e incluso tenga la seguridad de un roble. “Futura campeona”, la presume el actor en su cuenta de Instagram donde comparte el video de la adolescente de 12 años de edad tomando su primera clase.

“Estoy impresionado y orgulloso de lo bien que lo haces hija (fue literal su primera clase formal de box) Muchas gracias por el entrenamiento de hoy, Paco Torres. Qué falta hacía”, expresó el protagonista de la telenovela “Te acuerdas de mí” producida por Carmen Armendáriz.

Gabriel Soto se considera un boxeador frustrado

Fue en el año 2004 cuando Gabriel Soto descubrió su segunda pasión: el box, deporte que comenzó a practicar debido a que en ese año encarnaría a Carlos Gómez, un boxeador en la telenovela “Mujer de madera”. Para un mejor desempeño del personaje, producción lo mandó a practicar con profesionales, quienes lo disciplinaron y lo motivaron a no bajarse del ring.

Desde hace 17 años, el actor practica box por lo que hoy se considera un boxeador frustrado y es que le hubiera encantado ser un profesional; sin embargo, al no querer renunciar a la actuación ha tenido que conformarse con realizar peleas de exhibición así como estar como observador en los mejores enfrentamientos.

Como ya lo mencionamos, el actor no solo reparte golpes, se inspiró en el deporte para crear su fundación “No tires la toalla”.