Famosos

Duffy revela que violación y secuestro la alejaron de la música

DuffyEFE

La ganadora del Grammy desapareció del mundo de la música por una serie de hechos que afectaron seriamente su vida personal

Más de 10 años han pasado desde que la cantante Duffy desapareció repentinamente del mapa cuando destellaba como una figura del pop. Ganadora de múltiples premios, entre ellos el Grammy, la cantante nacida en Gales se alejó de la música por una terrible historia.

Rockferry fue el álbum con el que Duffy se colocó como una de las artistas más importantes de la década y en 2010 lanzó Endlessly. Sin embargo, todo cambió cuando sufrió una agresión sexual que la afectó seriamente, y así lo contó recientemente en su blog personal.

Era mi cumpleaños, me drogaron en un restaurante, me drogaron durante cuatro semanas y viajé a un país extranjero. Me pusieron en una habitación de hotel y el autor regresó y me violó. Recuerdo el dolor e intenté mantenerme consciente en la habitación después de que sucedió”, relata Duffy.

La cantante, actualmente de 35 años, recuerda el momento cuando contempló huir mientras el agresor dormía, pero no tenía dinero y temía que la Policía la buscara por desaparición. Duffy explica que fue drogada durante cuatro semanas, y no sabe si fue violada en todo ese tiempo.

Duffy, cantante británica de 35 años, tuvo su gran éxito en 2008 con su disco 'Rockferry' y, sobre todo, con su canción 'Mercy', que fue número 1 en medio mundo, vendió casi 1 millón de copias e hizo que Duffy ganara un Grammy y varios Brit Awards pic.twitter.com/pMvllVi0oP

— Juan Arcones (@juanarcones) February 26, 2020

La artista recuerda haber informado a la Policía por lo ocurrido; primero por un caso de chantaje y también por insistir en que la identidad del agresor permaneciera en el anonimato. Duffy señala que recibió ayuda psicológica, y eso la ayudo en su recuperación.

Aimee Anne Duffy explica que han sido 10 años de lucha constante para recuperar su identidad. Desconoce qué sucederá más adelante, pero ha decidido dejar todo en el pasado para sentirse libre por primera vez desde que sucedió el doloroso capítulo de su vida.