Famosos

VIDEO: Acosa por teléfono a Bárbara de Regil; así respondió la actriz

Bárbara de RegilAgencia México

A fin de criticarla y burlarse de ella, una joven consigue el teléfono de Bárbara de Regil, ¿Qué hizo la actriz? Responder de la mejor manera. 

La vida de Bárbara de Regil atraviesa por un momento complicado. Como te informamos, el fin de semana la actriz se volvió centro de atención luego de que se filtrara en redes sociales un video que muestra a la artista diciendo: “¡Ay qué prieta. Nooo. Que feo!”, razón por la que fue tachada de racista.

Las críticas y burlas contra la protagonista de la serie televisa Rosario Tijeras continúan, hoy es víctima de acoso telefónico por parte de sus detractores e incluso de algunos fans decepcionados.

En Twitter circula un video que exhibe a Bárbara siendo acosada por una chica que de alguna forma consiguió su número de celular, le marcó y le pidió grabar un clip. ¿Qué hizo la esposa de Fernando Schoenwald? Visiblemente sorprendida, Bárbara respondió, le pidió a la joven no volverla a molestar en su vida.

“Me encantaría que no me vuelvas a molestar en tu vida porque esto si me molesta mucho. ¿Crees que me puedas ayudar? Gracias Nicole, te lo agradezco mucho. Espero no vuelvas a hablarme en toda tu vida porque esto ya es un abuso a mi privacidad, esto ya es una falta de respeto” Bárbara de Regil. Actriz

¿Que opinan de la forma en la que contesto #BarbaradeRegil a una fan? ¿Fue la correcta? 😳😳 pic.twitter.com/MpYy4il70t

— Fernanda Castillo✨ (@FerCastilloGDL) June 8, 2020

Ademas de racista, tachan a Bárbara de Regil de déspota y grosera

Por si fuera poco, posteriormente, el usuario de Twitter, Ricci Fuentes aseguró ser estilista de la actriz, haber trabajo con ella y haber notado que es una persona déspota y grosera.

Según la versión de Ricci, De Regil llegó tarde al llamado y su equipo de trabajo no le llevó sus brochas. Ella no se dejó maquillar, puso cara al ver la marca de los cosméticos y exigió una base exclusiva de Dior. 

La cumbre de los malos tratos llegó cuando no se dejó peinar y exigió un cepillo al peinador, quien se negó a prestarle su equipo derivado de la actitud prepotente.