Deportes

Pesa sobre el Benfica una maldición (AUDIO)

Belá GuttmannWikipedia

Eduardo López de "La Barra" nos cuenta la maldición conjurada por Béla Guttmann.

Benfica, equipo glorioso y tomado por el mal agüero. Maldito por quien le llevó a las estrellas. Equipo en perpetua melancolía, como un fado portugués. La batuta de Béla Guttmann, hijo de bailarines judíos del Imperio Austro-Húngaro, llevó a las “Águilas” a lo más alto del fútbol europeo en los años dorados de la dictadura de Salazar en Portugal. Y de qué forma: apeó en finales consecutivas al mítico Madrid de Di Stéfano y al Barcelona de Puskas, en el partido de los ‘postes cuadrados’. 

El Benfica, apuntalado por el magistral Eusebio, dominó Europa con puño de hierro hasta que la gloria se volvió sentencia de muerte. Guttmann profirió una maldición al enfrentarse a Antonio Santos Cabral, presidente del club, el día que hizo las maletas porque su ampliación de salario le fue denegada. Desde entonces, el Benfica ha deambulado por Europa, desde Turín, donde perdió la última final continental que disputó, hasta Viena, tierra donde descansa, quizá no en paz, Béla Guttmann, muerto desde 1981. Ocho finales europeas ha perdido el Benfica desde la salida de Béla Guttmann de su banquillo, de todas las formas habidas y por haber: en penalties, arrasada, gol de último minuto, superada en marcador pero no en trámite. El que los años sigan pasando es al mismo tiempo un consuelo y una confirmación de la maldición.

Guión: Eduardo López @fmercu9Colaboración de @labarra_fm con @sdpnoticias