Los blancos jamás correrán tan rápido como los negros, por fisiología: estudio

La principal causa se debe a que las personas de raza negra poseen fibras musculares de contracción rápida, especializadas en producir energía explosiva sin recurrir al oxígeno.

Un estudio reciente asegura que la supremacía de la raza negra sobre la blanca en las carreras que involucran resistencia física se debe a una cuestión fisiológica, develando una duda que rondaba las mentes de científicos desde hace mucho tiempo.

El estudio, publicado en el blog especializado La bitácora del Beagle, asegura que este los mitos populares sobre los atletas como la altitud en la que viven, su dieta o que cuando son niños recorren corriendo el trayecto a la escuela, son falsos.

Para contrarrestar estos mitos, el estudio ejemplifica con el trabajo del fisiólogo sueco Bengt Saltin, el cual apunta a que la causa se encuentra en la habilidad que poseen estos atletas para resistir la fatiga.

Los estudios de Slatin han demostrado, según información de ABC, que los atletas procedentes de la región de Kalenjin son capaces de correr una distancia un 10% mayor que la que recorren los europeos con la misma cantidad de oxígeno y sin que su cuerpo comience a sufrir los estragos del ácido láctico.

Según el análisis del sueco, esto parece deberse a que los corredores africanos poseen menos masa muscular, y, por tanto, menos peso en los gemelos, lo que hace que empleen menos energía al mover sus piernas.

De los 500 mejores tiempos registrados en los 100 metros planos, tan solo seis corresponden a atletas blancos, mientras que en las maratones rigen los atletas kenianos.

Además, según precisa ABC, en las pruebas de velocidad, donde reinan los atletas procedente del África occidental y sus descendientes en Estados Unidos, Jamaica o Bahamas, el secreto parece estar en que poseen un porcentaje mucho mayor que el resto de las personas de fibras musculares blancas, o de contracción rápida, especializadas en producir energía de manera rápida y explosiva sin recurrir al oxígeno.

El índice de fibras blancas en las personas de raza caucásica es mucho menor que la de los corredores negros, lo que limita en gran medida su capacidad para desarrollar altas velocidades.

Así las cosas, ni el entrenamiento intenso, aunque ayuda a mejorar, podrá hacer que un corredor blanco talentoso supere, por ejemplo, a Usain Bolt, el humano más rápido del mundo.

0
comentarios
Ver comentarios