Polvo. ¿Por Que Votamos?

Se imaginan a dos grandes equipos de trabajo promoviendo, uno, el voto razonado a favor de Peña Nieto y el otro, perverso u oscuro tratando de comprar 5 millones de conciencias ¿alguien los vio?

Y cómo Votamos

He ahí el dilema, puesto que todos los análisis jurídicos o numéricos no brindan la certeza que buscamos, ya que queremos ver claramente la razón del por que de lo adverso del resultado. En nuestro país los ganadores no hacen análisis.

Decir que se “vota diferenciado” nos hace ver bien pero sentir mal, aunque en esta elección casi todos perdieron algo, desde elecciones hasta puntos o posicionamiento ante el electorado. Con honrosas excepciones –sobretodo en el ámbito local- los que ganaron lo hicieron en rangos que no esperaban y los que perdieron siguen pasmados o justificando su derrota.

El voto diferenciado “nos hace ver muy inteligentes y progresistas ya que con ese sentido se tumbó las aspiraciones de AMLO, pero además no se dio mayoría absoluta a un solo partido”; esto tampoco justifica frustraciones y enconos que impiden ver las razones de los resultados.

Es complicado argumentar el “voto inteligente” aquel que votó para privilegiar la actividad política, el consenso y los grandes acuerdos nacionales, ya que pocos, muy pocos electores tienen nociones de ciencia política como para argüir tan encomioso sentido.

Del otro lado de la balanza, hablar de billetazos para que ganara Peña Nieto sería tan excesivo como el argumento Bush de los ataques quirúrgicos de la primera Guerra del Golfo –solo para quedarse con el petróleo de esa región-. Es de tontos promover esa premisa ya que el trabajo para conseguir 14 millones de voto “vírgenes” y “comprar” 5 millones no se puede comprender sin muletas ideológicas que permitan hacer caminar a ese despropósito.

Se imaginan a dos grandes equipos de trabajo promoviendo, uno, el voto razonado a favor de Peña Nieto y el otro, perverso u oscuro tratando de comprar 5 millones de conciencias ¿alguien los vio?

El uso de encuestas para definir el voto es tan romántico que provoca ternura: pocos electores tuvieron acceso a las mismas, sobretodo si tomamos en cuenta que las televisoras públicas no hicieron esos ejercicios demoscópicos y por ende sus resultados se conocieron por TV restringida, internet o suscripción. Porque no todos los periódicos que realizaron esos ejercicios –aunque se motejen como medios nacionales- cubren todo el país. también, tildar de producto de la TV abierta a tal o cual candidato tiene sus “asegunes” ¿alguien se acuerda del guión de la telenovela que concluyó la semana pasada?

Mucho falta por analizar y urge que los secuestradores de la verdad pura liberen al IFE de las presiones para que nos permitan conocer quienes y como se votó. Solo a partir de eso sabremos dos cosas: el porque de los resultados y el como le vamos a hacer para la siguiente elección.

Según se Vio

México ha dejado de ser ese pueblito de película del Indio Fernández para convertirse en una nación donde hacer política –y hacer que los mensajes lleguen- se ha vuelto muy complejo. Basta con subir a cualquier puente peatonal de cualquier calle de cualquier ciudad que los tenga y mirar a la redonda para plantearse la interrogante: ¿cómo hago campaña aquí?

 

0
comentarios
Ver comentarios