18 de octubre de 2021 | 21:39
Opinión

    Gómez, vicepresidente de Televisa, y su batalla contra los independientes antisistema como @JaimeRdzNL

    La guerra perdida de la TV contra las redes sociales
    Compartir en

    1.- Leopoldo, hombre muy inteligente

    Leopoldo Gómez, vicepresidente de Noticias de Televisa, es un hombre muy talentoso. Escribe realmente bien, razón por la que no me pierdo sus artículos en Milenio.

    Pero estoy seguro de que, desgraciadamente, al funcionario de Televisa no mucha gente lo lee. Por dos motivos, fundamentalmente.

    En primer lugar porque ha perdido lectores de más el diario propiedad de Francisco González. En las estadísticas de internet de ComScore está lejísimos de los líderes.

    En segundo lugar, porque en tiempos de rechazo a los grandes grupos mediáticos Polo Gómez cometió el error de bautizar a su columna con el nombre del programa de debate político más desprestigiado en la historia de la televisión mexicana, Tercer Grado. Eso con certeza genera rechazo entre las personas que podrían interesarse en los artículos del vicepresidente de Televisa.

    2.- Sin duda, Gómez escribe brillantes artículos, pero…

    Muy bueno su texto del pasado 9 de febrero, “Candidatos y medios en EUA: la apuesta por la confrontación”. Lo sintetizo:

    En el discurso para celebrar su victoria en Iowa, Ted Cruz dijo que “el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos no será escogido por los medios”.

    El demócrata Bernie Sanders sostuvo que el apoyo que recibió era “un mensaje profundo (de rechazo) a los poderes establecidos en la política, la economía y los medios”.

    “Una de las características distintivas de este ciclo electoral en Estados Unidos: la confrontación abierta de los candidatos con los medios de comunicación”.

    “Desde los primeros debates republicanos, los candidatos pusieron la mira en los medios”.

    Trump es quien más ha recurrido a este expediente para apuntalar su candidatura”.

    “Los tiempos han cambiado. Hay enojo y hartazgo con la política y los políticos tradicionales. La desconfianza hacia todos los medios (prensa escrita, radio y televisión) está en su punto más alto desde que se tiene registro”.

    “Las redes sociales han abierto nuevos canales de comunicación entre candidatos y electores. En esos canales se festeja la crítica contra los medios tradicionales”.

    Pero la apuesta contra los medios “tiene sus riesgos”. Dice Gómez: “Hay estudios que sugieren que Trump perdió Iowa por no asistir al segundo debate de Fox News. Sí, porque aun cuando los tiempos han cambiado, los medios tradicionales todavía cuentan. ¿Qué tanto? Eso lo sabremos en el curso de los próximos meses”.

    Pero…

    3.- El análisis de Polo Gómez que busca una luz de esperanza para los medios tradicionales

    Este martes, Leopoldo Gómez escribió otra gran artículo en Milenio: “La apuesta en contra de los medios tradicionales de comunicación”. Lo resumo:

    Los candidatos anti-establishment —Donald Trump, Ted Cruz y Bernie Sanders— están apostando por la estrategia de confrontación con los grandes medios tradicionales.

    “El creciente peso de las redes sociales y demás medios digitales explica en buena medida esta apuesta”.

    Pero es “un cálculo que tiene sus riesgos, pues los medios tradicionales todavía tienen mucho peso en la formación de la opinión pública”.

    “El estudio más reciente del Pew Research Center (PRC) sobre la campaña presidencial en 2016, muestra que ningún medio por sí mismo domina como fuente informativa. De hecho, casi la mitad de los estadunidenses recurre a cinco o más medios”.

    “El estudio indica que 78% de los ciudadanos obtiene información de la televisión, 65% de medios digitales, 44% de la radio y 35% de la prensa escrita”.

    “Dentro de las muchas fuentes que usan los ciudadanos, la televisión mantiene el primer lugar”.

    “Además, la gente no valora toda la información por igual. Del total de personas que se enteró de las campañas a través de la televisión por cable, 41% consideró esa información como la más útil de toda la que obtuvo al respecto. Solo 28% de quienes dijeron haber obtenido alguna información por medio de las redes sociales la consideró la de mayor utilidad”.

    Pero…

    4.- Ojo con esto, Polo Gómez: la televisión de Estados Unidos NO es la TV mexicana

    Al vicepresidente de Noticias de Televisa le motiva que, en Estados Unidos, más gente se informe por TV que por medios digitales: 78% contra 65%.

    A Polo Gómez le motiva todavía más que, en Estados Unidos, la gente considere la información que le da la TV como más útil que la obtenida a través de las redes sociales.

    Pues sí, eso en Estados Unidos, donde la TV tiene credibilidad.

    Pero en México…

    5.- En México la gente no cree en las noticias de la TV, por lo tanto, no le resultan útiles a la sociedad

    Vienen cambios en Televisa, fuertes, radicales, profundos. ¿Por qué razón?

    Simple y sencillamente porque Polo Gómez y sus jefes Bernardo Gómez y Emilio Azcárraga saben que en México nadie cree en los noticieros de Televisa ni en los de ninguna otra televisora.

    Si nadie les cree, entonces los noticieros de Televisa no le sirven a la gente.

    6.- López-Dóriga como lastre

    Por alguna razón sentimental Televisa decidió esperar a que pasara la visita del papa Francisco para despedir a su principal y más desprestigiado conductor de noticias, Joaquín López-Dóriga.

    A Televisa le urge que López-Dóriga se vaya para empezar la tarea, complicada, de recuperar credibilidad.

    Ojalá no sea demasiado tarde.

    7.- ¿Puede Televisa programar noticieros creíbles para ponerlos a competir con las redes sociales?

    Lo intentará con Denise Maerker en su principal canal de televisión abierta.

    Lo intentará con experimentos tomados de las redes sociales en sus canales de cable.

    Se le desea suerte a la televisora de Emilio Azcárraga.

    Insisto, ojalá su actual lance basado en el buen periodismo no haya llegado demasiado tarde.

    8.- ¿Ya se enteró Polo Gómez que sus recientes críticas le quitaron un serio problema a Jaime El Bronco Rodríguez?

    A veces hay que leer entre las líneas…

    √ En sus artículos Polo Gómez analiza lo que pasa en Estados Unidos con los políticos que pelean con la TV, pero en el fondo lo que le interesa es la batalla que Televisa libra contra El Bronco Rodríguez.

    En la campaña electoral del año pasado El Bronco ganó por goliza a Televisa. Y podría derrotar otra vez a la gran televisora en 2018.

    Televisa no sabe cómo torear a El Bronco.

    El gobernador de Nuevo León enfrentó una severa crisis con la matanza del penal del Topo Chico.

    Con sus asesores, entre los que hay gente de primer nivel, El Bronco realizó un manejo de crisis bastante aceptable. Pero…

    La verdad de las cosas es que Jaime Rodríguez salió por completo del problema cuando Televisa lo atacó con saña.

    Televisa le regaló a El Bronco una puerta de salida.

    El Bronco simplemente respondió de inmediato al ataque de la televisora, le dio una paliza al conductor Gregorio Martínez –que estaba en lugar de López-Dóriga– y puso a los nuevoleoneses otra vez a cuestionar con fuerza, en las redes sociales, a la empresa de Azcárraga.

    9.- No solo es el crecimiento de Facebook; es también la falta de credibilidad de la televisión mexicana

    En su artículo de este martes, Polo Gómez ha reconocido que “los medios digitales cada vez juegan un papel más importante en las campañas. Hace cuatro años el PRC calificó como ‘muy modesto’ el papel de Facebook: apenas 6% de las personas se enteraba de las campañas por este medio. Hoy, 35% de la gente usa esta plataforma para informarse. Así de rápido ha sido su crecimiento”.

    “La demografía favorece esta expansión: entre los jóvenes de menos de 33 años (Millennials) Facebook es la principal fuente de información política, con una posición tan dominante como la de la televisión en los mayores de 50 años (Baby Boomers)”.

    “El resultado de la apuesta en contra de los medios tradicionales dependerá en gran medida de la capacidad de los candidatos para movilizar a los jóvenes. El problema es que, históricamente, ese sector es el que menos ha participado en las elecciones y, entre el grueso de los electores, los medios tradicionales siguen predominando”.

    Pero no es solo Facebook el que mata a la TV. Las televisoras, por no entender los nuevos tiempos, se están suicidando.

    Un ejemplo, toda esa cursilería televisada por la visita del papa.

    10.- La mala jugada del papa Francisco que realizó la TV mexicana y el retraso de la nueva televisión

    En tiempos de cada día más gente partidaria de las posiciones antisistema, Televisa –y TV Azteca, CadenaTres, Multimedios, etcétera– cometió el pecado de cubrir en exceso y en forma muy poco crítica las actividades del papa Francisco.

    ¿Era necesario dedicar tanto tiempo al señor Bergoglio? Y, por lo demás, ¿no valía la pena criticarlo inclusive con puntos de vista ateos o anticlericales?

    La muy poca gente en las calles saludando a Francisco –eso lo analiza hoy mismo en su columna de El Universal un televiso de primer orden, Carlos Loret de Mola– es el reflejo del México nuevo, que ha decidido ir contra todos los poderes establecidos, mediáticos, religiosos, políticos y económicos.

    Por cierto, para que no quede duda de en qué forma las cosas han cambiado –Polo Gómez quizá debería redactar un tercer artículo analizando en fracaso del papa en México–, Donald Trump se pitorreó del señor Francisco y eso no le va a quitar ni un solo voto entre los católicos de Estados Unidos, y tal vez hasta le sume más simpatías.

    Por lo demás, la verdadera desgracia es que todavía no ha nacido la nueva cadena de TV abierta, la de Olegario Vázquez Aldir, a la que de todo corazón le deseo un arranque antisistema, esto es, del lado de la gente y no de lo que Andrés Manuel López Obrador llama la mafia del poder, en la que el líder de Morena, por ser un viejito chapado a la antigua, equivocadamente no incluye a las iglesias.