Que López-Gatell regrese a cobrarle factura al otro López

amlo
AMLO y López-GatellAndrea Murcia / Cuartoscuro

Fracaso absoluto de Hugo López-Gatell. El desprestigio de este médico es ya enorme y permanente, no debiera salir bien librado.

“Es más fácil usar un cubrebocas que un ventilador”.
—Una camiseta que diga—
“Entre todos la mataron y ella sola se murió.”
Dicho popular

No soy médico... pero algo sí puedo decir al respecto de la respuesta gubernamental a la pandemia del Covid-19, pues ciertamente me corresponde el análisis político.

El presidente AMLO suele “alimentarse” de quienes le rodean; estos le sirven mientras trabajen para su causa, y cuando ya no le son funcionales o considera que lo han “traicionado”, los desecha sin miramientos. Se desvanecen los personajes de la política no crecen gracias a él; todo lo contrario.

Naturalmente, hay excepciones. Una muy notable ha sido Hugo López-Gatell; el presidente AMLO ha creado un “monstruo” político y defenestrar a su Frankestein le costará muy caro (y al país junto con él). ¿O acaso estará con nosotros mucho más tiempo?... Roguemos que no.

Tenemos a un subsecretario de Salud que le aprendió muy bien y muy rápido a su jefe superior; se ha conducido con soberbia, arrogancia y exceso de confianza. Esos “atributos” ¡vaya que le han redituado! Ya lejos ha quedado, y la mayoría de los mexicanos han olvidando, que hace cuatro meses el funcionario nos aseguró que “solo” habría unas seis mil muertes en México producto de la pandemia. Que el país estaba preparado para hacerle frente al virus desde el mes de diciembre, y que conseguir material de protección, ventiladores y médicos y técnicos de la salud adicionales era únicamente para estar sobreabastecidos... No se consideró ni siquiera que los importante era capacitar adecuadamente al personal médico; quizá en un año o dos, ese personal ya estará especializado. Pero no lo estuvo en el momento crítico de la pandemia que es cuando importó.

Así que hoy resulta que se han contabilizado casi 30 mil decesos (5 veces los dicho originalmente). Y eso es lo reportado, porque de acuerdo a otras autoridades los números están ampliamente subestimados y seguirán creciendo. Sabemos que cifras oficiales del Renapo muestran que la SS incurre en un subregistro casi del 50 por ciento de las muertes originadas por la emergencia sanitaria del COVID-19 (un 13 por ciento de ellas se explica porque a la fecha ciertas defunciones se clasifican como “atípicas”, lo que ya también se había cuestionado a las autoridades, recibiendo la burla de estas como respuesta).

Solo en la CDMX, cosa que negó López-Gatell en su momento, se estima que las cifras de muertes son tres veces las dadas a conocer. Desde su “saber” infinito, el funcionario criticó antes a actores nacionales e internacionales (diversos medios informativos y periodistas) de supuestamente mentir al respecto, cuando estos hablaron de esas cifras. ¿Lo recuerdan? La polémica fue tal que la jefa de gobierno de la CDMX montó a un equipo de matemáticos a constatar las verdaderas causas y cifras de defunciones. Total que pagamos ahora que la subsecretaría se opusiera a registrar a tiempo todas las muertes...

De acuerdo a un concienzudo estudio elaborado por Mario Romero Zavala y Laurianne Despeghel, el subregistro de mortalidad en la Ciudad de México producto del virus se encuentra muy por encima —en términos absolutos— al detectado en capitales como Madrid o Londres, que también llegan a niveles alarmantes. Vaya, estamos hablando de 22 mil defunciones solo en CDMX hasta la semana pasada.

Resultado de que las cifras, pero también de que las tendencias y escenarios que simplemente no cuadran —¿cuántas semanas llevamos ya en un pico de la epidemia que se dibuja más como una curva ascendente?—, ahora vemos a un subsecretario que pierde el control cuando se le increpa y que, de nuevo, haciendo alarde de lo que aprendió de su mentor, habla irritado y en plan de víctima producto de un complot, golpismo y sicariato de la prensa. La salida, al ser descubiertos infraganti en la treta y el error, es hablar de medios informativos poco éticos, ¡al grado que hasta pretenden cobrarle a los críticos por su derecho a expresarse y a cuestionar!

El blindaje que ha montado en torno al subsecretario es tal que hasta ahora no ha habido consecuencia alguna con respecto a sus dichos y actos. Lo contrario, de hecho. Su popularidad en México solo rivaliza con la de López Obrador (cosa que ya no le ha de gustar nada al presidente) y cuestionarlo equivale a una sentencia de “muerte” en redes sociales —si lo sabré yo... Poco importa que su impericia o franca incompetencia se traduzcan en vidas de personas y zozobra de familias enteras; 654 nuevas muertes ayer, sumando 29 mil 843 (eso sin contar que ya ha habido 245 mil 251 casos confirmados en el país, 6 mil 740 más que el jueves).

Aunque se diga que el país ha salido adelante, eso es una mentira. ¿Cómo osar hablar de éxito cuando somos el sexto país en el mundo con más defunciones producto del virus? Aunque el señor López-Gatell argumente que los estragos del Covid-19 en el país son producto de la desigualdad socioeconómica y de las enfermedades crónicas, el subejercicio 2019 de alrededor de 17 mil millones de pesos en el sector salud no miente.

La pandemia en México —que ha costado al menos 30 mil muertes— revela un fracaso absoluto por parte de Hugo López-Gatell, quien ha coordinado la estrategia de combate al Covid. No hay justificación, ni siquiera el apelar a una supuesta “infodemia”, para llamarle de otra manera a lo que ha ocurrido; el desprestigio de este médico es ya enorme y permanente, no debiera salir bien librado.

Siempre lo dije: implementó una estrategia de mitigación de la saturación hospitalaria y no del número de muertes; se privilegió la “salud” del sistema sobre la salud de la población.

Pero, eso sí, ahora resulta que el Covid solito nos mató...

0
comentarios
Ver comentarios