Revolución de Terciopelo Mexica

En 1989, al calor de la caída del comunismo, en lo que anteriormente era la Checoslovaquia, los vientos del cambio asomaban en todos los sectores de la sociedad al repudiar el comunismo. En ese país, después de una manifestación estudiantil que fue brutalmente reprimida, la gente salió a las calles a reclamarle al gobierno y así fue el inicio de como pudieron derrocar al régimen comunista.

 

Como en todo movimiento social siempre habrá un líder visible que se convierte en el símbolo de unión. Ese fue Václav Havel, un escritor famoso por sus obras que representaba ese hartazgo contra los comunistas. En compañía de la población checoslovaca todos salieron a las calles y finalmente el 17 de noviembre de 1989 el régimen afiliado a la Unión Soviética cayó irremediablemente, sin violencia, sin el ejército ni la policía reprimiendo.

 

Los últimos cuatro días (desde el viernes 18 hasta el lunes 21 de mayo) han sido importantes para mostrar el rechazo a diferentes eventos de la vida política- electoral de nuestro México. Desde ese primer día los jóvenes inscritos en escuelas particulares respondieron a la convocatoria de la Ibero para marchar en contra de Televisa y su política de desinformación para mostrar su repudio. La respuesta fue abrumadora, en un hecho no visto desde el 68 las escuelas privadas marcharon juntas.

 

El sábado 19 también hubo otra convocatoria ajena a los partidos políticos, un grupo de ciudadanos a través de las redes sociales convocó a una marcha no a favor, sino en contra de Enrique Peña Nieto. La participación fue mayoritaria: se habla de una cantidad entre 22 mil y 35 mil personas que asistieron convocados por ciudadanos apartidistas. Que muestran el poder de convocatoria de la sociedad sin partido, sin estar politizada.

 

El domingo 20 le tocó el turno a una concentración en el Zócalo del Distrito Federal a favor de la candidatura de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la Presidencia de la República. También fue el pueblo en pleno, donde no sólo participaron jóvenes sino varios sectores de la sociedad; el caso es que la plancha se llenó casi al máximo. Aunque aquí ya se vivió un ambiente electoral por la propaganda de los partidos que lo postulan, siguieron siendo ciudadanos los asistentes

 

El día de ayer hubo otra concentración para que AMLO hiciera pública su propuesta educativa en un evento en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, en el mismo mítico lugar donde los estudiantes fueron masacrados por el gobierno mexicano. Se volvió a concentrar una gran cantidad de gente, quizá no tantas como en sábado y domingo pero no solo eran jóvenes estudiantes, sino también era el pueblo: madres con niños, adultos mayores, adolescentes, los vecinos asomados en sus ventanas y una gran mayoría de estudiantes representando su escuela o universidad.

 

El llamado de AMLO fue para generar un cambio sin violencia, sin necesidad de levantarse en armas, así se debe derrocar al régimen mexicano. Todo debe ser a través del voto y por ello los llamó a que lo defiendan en las casillas; también solicitó al informarse e informar a los demás sobre la verdad de la política actual. Debemos comunicar las razones por las debemos cambiar a quienes solo han hecho mal gobierno, pero en paz y sin violencia.

 

Se le puede presionar al régimen para que deje el poder sin violencia alguna; ha corrido mucha sangre en nuestro país los últimos 6 años como para que todavía la derramemos entre nosotros. No debe haber violencia ni armas, debemos salir a la calle en multitud y todos juntos sacar a los malos gobernantes pero sin más muertes de mexicanos. El ejemplo esta dado, juntémonos como en los últimos cuatro días, solo siendo miles podemos lograr algo.

 

Así que la revolución de terciopelo se puede volver a repetir en nuestro país, debemos no solo defender el voto sino también juntarnos, en el caso de que haya otro fraude electoral. Ahora si debemos salir a las calles por miles para presionar a que esos políticos corruptos y rateros dejen el poder. Solamente siendo miles podremos generar un cambio verdadero en las estructuras de la nación.

 

Solo la soberanía del pueblo puede salvar al pueblo y a la nación.

0
comentarios
Ver comentarios