3 de agosto de 2021 | 06:22
Opinión

    Tengo otros datos. Peligran miles de empleos por la quiebra de Famsa y el pago de créditos a Bancomext

    La compañía ha incumplido en los últimos meses con el pago de intereses de sus certificados bursátiles
    Banco Famsa.
    Compartir en

    La revocación de la licencia para operar del Banco Ahorro Famsa por parte de la Junta de Gobierno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) del pasado mes de julio, no terminó con los problemas financieros y de insolvencia del Grupo empresarial de Humberto Garza, por lo que las tiendas minoristas presentaron un concurso mercantil en México y de bancarrota en Estados Unidos.

    La posible quiebra de Grupo Famsa desembocaría en la pérdida del empleo de más de 16 mil trabajadores que laboran en la empresa, tanto en México como en el país vecino del norte, en plena crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19.

    El Grupo empresarial que fundó Humberto Garza González incurrió en serias irregularidades e incumplimientos de negocios desde 2016, y sus pérdidas no fueron producto de la actual coyuntura financiera derivada de las medidas de confinamiento adoptadas por las autoridades sanitarias por la epidemia de Coronavirus.

    Las autoridades hacendarias y de la CNBV del gobierno de Enrique Peña Nieto fueron muy negligentes en el supervisión del Banco, así como de los negocios del corporativo de la cadena de tiendas minoristas y hasta le facilitaron créditos de la Banca de desarrollo.

    La compañía regia ha incumplido en los últimos meses con el pago de intereses de varios de sus certificados bursátiles en circulación, además de tener deudas con algunas instituciones financieras, resaltando su débito con el Banco de Comercio Exterior (Bancomext) por 3 mil 398 millones de pesos, lo que ha obligado al corporativo a acogerse a la ley en los dos países para poder negociar con sus acreedores en forma más ventajosa.

    En Estados Unidos, el grupo empresarial regiomontano se acogió hace unos días al Capítulo 15 de la Ley de Quiebras y consiguió que una jueza federal de Nueva York prohibiera a los acreedores el iniciar acciones judiciales contra la empresa en territorio estadounidense.

    La cadena de tiendas originarias de Monterrey, Nuevo León, tiene deudas por 19 mil 700 millones de pesos, por lo que se buscó reestructurar estos débitos. La Ley norteamericana protege desde el pasado 11 de agosto a Famsa contra el inicio o continuación de cualquier acción judicial, administrativa o de otro tipo.

    Son 22 tiendas minoristas con las que cuenta el Grupo regiomontano en la Unión Americana, además de otros activos, pero estos no podrán ser vulnerables en un tiempo a demandas de los acreedores, aunque la empresa ha incumplido el pago de intereses de dos emisiones de deuda por 140 millones de dólares.

    La solicitud de concurso mercantil de Famsa no ha sido admitida en México, esto debido a que el grupo empresarial debe acreditar que su situación de insolvencia cumple los requisitos de la Ley de Concursos Mercantiles y este trámite lleva algunos días.

    Banco Multiva, de la familia Vázquez Raña y parte del Grupo Ángeles, demandó este miércoles, 12 de agosto, el pago de 882 millones de pesos a Famsa y está solicitando, en paralelo, el embargo de cuentas o bienes inmuebles del corporativo regio.

    Banco Ahorro Famsa fue acusado de celebrar operaciones crediticias con personas relacionadas por cantidades que excedían el límite previsto por la Ley de Instituciones de Crédito; es decir, la institución bancaria le otorgaba créditos a empresas de su mismo corporativo, como fueron los préstamos otorgados a la cadena de tiendas de muebles Famsa Estados Unidos.

    Voceros del corporativo regiomontano informaron que sus obligaciones vencidas suman 17 mil 844 millones de pesos, muy por encima del 35 por ciento sobre deudas totales que requiere la ley.

    El monto incluye alrededor de 3 mil 500 millones de pesos en pasivos de créditos relacionados del propio grupo, otorgados por el banco que ahora está en liquidación por parte del Instituto de Protección al Ahorro (IPAB).

    El gobierno de la Cuarta Transformación debe crear una estrategia para que el Grupo Famsa pague los créditos que el corporativo le adeuda a Bancomext y salve el empleo de miles de trabajadores.