Columnas

Con profundidad, el Senado, México y el programa Lopezobradorista dieron un paso gigantesco

La contribución que ha tenido el Senado de la República con la principal agenda político-social del presidente López Obrador, sigue rindiendo frutos en una etapa clave de grandes cambios en el marco constitucional y de procuración de justicia. Ahí, el grupo parlamentario de Morena ha demostrado el papel que cumplen bajo la representación del pueblo mexicano y, que, durante el primer tercio del gobierno Lopezobradorista, confirmó y ha respondido a las expectativas basadas en el proyecto de Nación de la Cuarta Transformación.

Ante ello, es importante recalcar el quehacer productivo y una competitividad que, incluso, ha sido reconocida por el propio presidente, Andrés Manuel López Obrador. 

Es por ello que, desde mi óptica y el análisis minucioso de las acciones aterrizadas, ha quedado demostrado que Morena en el Senado: se ha convertido en el motor de una función legislativa sumamente democrática en este primer tercio de actividades; asimismo, en los ajustes de distintas materias que impulsarán mejora en campos y disciplinas. 

Toda vez que el Senado ha destacó por esa labor se asume como el frente de batalla de Lopezobradorismo.

Tan solo en esta semana los senadores de Morena demostraron su compromiso con la sociedad, la rendición de cuentas, y la procuración de justicia bajo mecanismos y recursos que garanticen una impartición equilibrada, justa, y altamente parcial en cuanto a que no se hará distinción con ningún ciudadano incluso, el propio presidente y los legisladores.

Asumiendo ese rol sustancial, el grupo parlamentario de Movimiento Regeneración avanzó en dos temas fundamentales: aprobó que el presidente pueda ser juzgado como cualquier ciudadano del territorio Nacional, asimismo, para que las y los legisladores federales puedan ser imputados y juzgados por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos ilícitos por los que podría ser enjuiciados. Esto quiere decir que, las reformas a los artículos 108 y 111 de la Constitución tuvieron modificaciones y ajustes.

No obstante, para que este dictamen pudiera avanzar fue sumamente relevante la intervención del presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales que encabezó los trabajos legislativos durante la etapa de análisis minuciosa. 

En esa misma actividad legislativa que en términos políticos fue intensa esta semana, se logró otro gran cambio al marco constitucional. Se aprobó este viernes pasado, la reforma al Poder Judicial de la Federación, que implica reformas y adiciones a los artículos 94, 96, 97, 99, 100, 103, 105 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

A grandes rasgos, esta modificación se fortaleció con los trabajos y la aportación junto a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como la participación de un órgano colegiado de expertos que fortalecieron su contenido.

Eso, sin lugar a dudas, permitirá que el sistema de procuración de justicia de nuestro país como hemos esperado por años, destierre el cobijo a todo el flagelo que se acumuló en prácticas antisociales como el nepotismo, el clientelismo, el influyentismo y el lastre de la corrupción: una podredumbre que aquejó durante décadas. 

Con profundidad, el Senado, México y el programa Lopezobradorista dieron un paso gigantesco que afianzó los cimientos de la congruencia que previamente eran lacerados, prostituidos y pisoteados por el régimen pasado.

Se acabó. La nueva era demostró hechos reales.

Notas finales

Trascendió que a partir del periodo en que se formó el clima intenso por la extinción de los Fideicomisos, sería la prueba de fuego hacia muchos legisladores de la Cámara Alta que aspiran a ser candidatos en sus Estados. De ahí, prácticamente saldrían palomeados y con la venia de Palacio Nacional y su máximo líder de Morena, López Obrador. No obstante, con los dictámenes aprobados esta semana sobre la Reforma al Poder Judicial, así como la aprobación y ajustes al artículo 108 y 11 de la Constitución en la que el presidente podrá ser juzgado, refuerza la hipótesis que fortalece la candidatura de los senadores de Movimiento Regeneración. Están muy cerca y, más aún, porque Mario Delgado publicó la convocatoria hace un par de días y en virtud de que son punteros en los sondeos de confianza que han anticipado su inminente postulación por el partido guinda. En esa coyuntura, vive su mejor momento en Michoacán, Cristóbal Arias Solís, que se afianzó como la carta más sobresaliente en Morena; al igual se pronostica el abanderamiento de Miguel Ángel Navarro por Nayarit; Tlaxcala será para Lorena Cuéllar, que el muestreo resaltó por su enorme trecho. En ese mismo universo, Víctor Manuel Castro Cosió y Cruz Pérez Cuéllar han resaltado en sus territorios en las encuestas con amplio campo desde el frente de batalla del Senado de la República.