Un Nuevo Partido Político

El régimen de gobierno de México es una República constituida a partir de la unión de Estados en un pacto nacional y de la creación de partidos políticos para que los ciudadanos puedan a través de ellos ser elegidos como gobernantes. Es por medio de aquellos que, hasta la fecha, es la única posibilidad de ser postulado a un cargo de elección popular, no hay otra manera.

 

La presencia de los partidos políticos es fundamental para la democracia, ya que representan las diferentes ideologías que conforman nuestra sociedad y ello se hace presente en el relieve de las diversas formas de pensar existentes, al menos eso es lo debiese ser; aunque no es así. En México los partidos políticos no representan la ideología de sus militantes ni de la población en general.

 

Ayer, el todavía Diputado Gerardo Fernández Noroña anunció la creación de un nuevo partido político llamado Movimiento de Izquierda Libertaria, situación con la que definitivamente no estoy de acuerdo. La coyuntura nacional no estimula la idea que los partidos están haciendo su trabajo, más bien la percepción global es la contraria. No necesitamos más instituciones que no cumplen con su función, lo mejor sería crear una verdadera ideología política con principios establecidos, no multiplicarlas sin fundamentos ni planeación alguna.

 

Cuando menciono la idea de no existencia de una ideología política, lo hago por la razón fundamental de no mostrar esa filosofía para conformar un partido político. Actualmente, los mismos con registro vigente, ni cumplen con sus documentos básicos, ni sus integrantes (no todos) apegan su trabajo gubernamental o legislativo a esos principios. Por ello no necesitamos más partidos, sino que los existentes sean coherentes con cabal ideología de lo que prometen, cumplen y del como ejecutan sus acciones de gobierno.

 

Sin embargo la creación de nuevos partidos políticos no va en el sentido de la ideología, de acuerdo a la realidad política nacional, la nueva solicitud es para tener acceso a las prerrogativas del financiamiento público. No son cualquier cosa, son millones de pesos repartidos entre los diversos partidos con registro vigente, más los demás millones cuando es año electoral; solo por tener registro ante el IFE. Siento que esa es la verdadera razón de crear una nueva institución política.

 

Veamos estos datos de los últimos años de financiamiento público a partidos políticos nacionales:

 

 

2009

2010

2011

2012

PAN

1,009,952,962.58

757,622,614.87

812,111,817.07

1,299,839,541.66

PRI

706,543,743.91

958,246,137.67

1,027,164,462.46

1,644,045,753.34

PRD

607,105,841.89

402,627,510.21

431,585,009.74

690,780,813.00

PT

287,963,455.35

210,633,598.44

225,782,651.73

361,380,307.94

PVEM

304,087,737.33

279,137,810.74

299,213,758.77

478,911,729.74

Convergencia / MC

272,267,928.15

183,812,598.60

197,032,647.80

315,363,994.51

NA

255,178,627.48

205,278,563.49

220,042,461.31

352,192,747.41

PSD

188,538,731.22

S/R

S/R

S/R

Totales

3,631,639,027.91

2,997,358,834.02

3,212,932,808.88

5,142,514,887.61

Fuente: Instituto Electoral Federal. Financiamiento Público de los Partidos Políticos 1997 – 2012. http://bit.ly/OMRRd1 2 de agosto de 2012.

 

Como vemos no es cualquier cantidad la que se les entrega a los partidos políticos cada año, sin embargo cabría mencionar que no es fácil crear un partido político. El mejor camino es crear una Agrupación Política Nacional (APN) para aumentar la base de militantes y después optar por el registro ante el Instituto Federal Electoral (IFE). Los requisitos son diferentes, pero solo los partidos reciben financiamiento público, por ello no hay interés de crear una APN.

 

Lo ideal sería seguir los requisitos del IFE para constituir primero una APN y luego un partido político, ya que solo se necesita tener una estructura en siete entidades federativas más 5,000 militantes. Además es obligatorio crear los documentos básicos (Declaración de Principios, Estatuto y Plan de Acción) con el objetivo de hacerlos del conocimiento de los miembros fundadores. Esta es la manera para construir las bases ideológicas de la estructura de una organización multiestatal, incluido el Órgano de Dirección de la APN.

 

Sin embargo, fundar un partido político de carácter nacional es más complicado, se necesita tener presencia en al menos 20 Estados de la República y en cada uno de ellos no menos de 3,500 militantes que acudan a una asamblea. También deben demostrar que conocen los documentos básicos de la futura nueva institución política. Todo fiscalizado por el IFE y bajo Notario Público

 

Creo que son pasos realistas en cuestión de juntar gente con la misma ideología, aún así, si la intención es agrupar personas solo para que firmen una lista y entreguen su credencial de elector, no crean bases solidas de los principios rectores en la militancia. Si se intenta reunir 3,500 personas por 20 Estados estamos cayendo en la demagogia de hablar de filosofía política cuando en realidad van por las prerrogativas de ley. Esta es la razón por la que no concibo más partidos políticos en México, menos por el solo hecho de hacerlo al tener gente que acuda a una reunión.

 

Si el Diputado Fernández Noroña (quién merece todos, absolutamente todos, mis respetos) quiere concretar su partido, no hay problema, pero no creo que sea con la finalidad de tumbar a Enrique Peña Nieto en sus primeros años de mandato. Apenas ese tiempo para crear conciencia política en los nuevos afiliados a la APN o partido político creado, además de integrar más militantes. Justo dos años, por ello la solicitud para constituirse se abre el año previo a la elección, para tener tiempo de integrarla.

 

Después se necesitan 2 años más (el año posterior a la elección) para pedir el registro como partido, solo así habría una militancia con ideología, con principios, con una filosofía apegada a los intereses del partido y no únicamente de sus dirigentes (mismos que controlan las prerrogativas). Ya no queremos más simpatizantes que solo buscan la dádiva o el regalo como pauta de expresión política, mejor militantes con conciencia y principios políticos que no vendan el voto por cualquier artículo promocional, que puedan mantener bajo control a la cúpula del partido.

 

Le deseo suerte al Diputado Fernández Noroña en su aventura pero en este caso en particular no lo apoyo ni estoy de su lado.

 

No a la imposición.

Exijamos con todo al TEPJF invalide la elección

Peleemos como pueblo la democracia que necesita el país.

 

0
comentarios
Ver comentarios