Crónica política: Sección 22 y gobierno, midiendo fuerzas

*.- El fuego amigo en el PRI

Era de esperarse que la autoridad correspondiente ejecutara órdenes de aprehensión existentes en contra de integrantes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en un momento oportuno; es decir, cuando resurgiera la movilización con el consecuente riesgo para la instrumentación de la Reforma Educativa.

Amén del tiempo que conlleva integrar una averiguación previa, los delitos atribuibles a los cuatro integrantes de la Sección 22 detenidos este jueves derivan de hechos violentos ocurridos durante el pasado proceso electoral federal, sobre todo del día de las elecciones y la semana previa; hechos correspondientes al boicot electoral.

A decir de las fuentes oficiales los tipos penales son, entre otros: ?Tomas? violentas de las instalaciones de la Junta Distrital en Tehuantepec, instalaciones estratégicas de Petróleos Mexicanos como la refinería ?Antonio Dovalí? en Salina Cruz y el Centro de Distribución y Almacenamiento El Tule, en la ciudad de Oaxaca, así como actos de vandalismo en contra de las instalaciones de la Octava Región Militar en la capital oaxaqueña y la sustracción de diez mil libros de texto gratuitos, propiedad de la Secretaría de Educación Pública.

Probablemente el ejercicio de la acción penal aguardó para el momento propicio. Integrantes de la Sección 22 llevaban tres días plantados a las puertas del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), con el acompañamiento de diversas acciones y de bloqueos a la carretera federal a la altura de las instalaciones de esa dependencia, lo cual desquiciaba el tráfico vehicular y toda actividad. De ese modo, los manifestantes hacían sentir su fuerza y la median con la del Estado.

Y al tercer día, el Estado resucitó y también hizo sentir su fuerza. En la madrugada del jueves, las fuerzas federales y estatales retiraron el campamento magisterial y detuvieron, en distintos puntos, a cuatro integrantes de la Sección 22 ejecutando las correspondientes órdenes de aprehensión derivadas de los hechos del contexto electoral.

Han sido tantos los años, quizá alrededor de 20, en que los gobiernos se mantuvieron al margen de la movilización magisterial, interviniendo solamente para dar respuesta a los pliegos petitorios, que los inconformes ven el ejercicio del Estado de Derecho como una acción que ?criminaliza la protesta social?.

En fin, los integrantes de la Sección 22 retomaron la movilización para exigir, entre otras cosas, la instalación de una ?mesa de diálogo? con los gobiernos estatal y federal para discutir temas como, por ejemplo, el rechazo de determinada parte del gremio a la evaluación educativa, la instrumentación de su propio plan educativo, plazas para normalistas y seguramente los descuentos a quienes faltaron a laborar el 2 de octubre pasado. Las demandas conocidas, más las nuevas.

Evidentemente, los líderes magisteriales, y quizá parte de aquellos quienes ingresaron al magisterio sin ser profesores, jamás se resignarán a perder comodidades y beneficios de todo tipo. Los verdaderos mentores han tomado la Reforma Educativa de forma distinta.

Después del decreto del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, mediante el cual la Sección 22 pierde el control educativo, los líderes magisteriales se muestran desconcertados, con el aliado en contra y sin el poder económico y administrativo que les permita moverse como lo venían haciendo, intentan diversas acciones sin mucha respuesta de sus agremiados; luego viene una fase de advertencias sobre sanciones sindicales y retoman la movilización.

El Estado aguardó solo con acciones preventivas, pero la madrugada de este jueves también dio el manotazo.

¿Qué sigue? Pues la Sección 22, y la Coordinadora, seguramente seguirán en la ruta de la protesta y la movilización, ahora para exigir primeramente la liberación de los cuatro detenidos. ¿Y el Estado? Pues el Gobierno Federal sabrá si sostiene su política educativa, presumiblemente para elevar el nivel de la educación, o si flaquea y el gremio le toma la medida.

Ya el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, se pronunció por el cumplimiento de la ley (¿resistirá la presión magisterial?). Y el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, no tendrá otra opción que hacer lo mandatado por la Federación.

Cabe preguntar: El resurgimiento de la movilización magisterial, amén de sus demandas, ¿tiene que ver con el proceso electoral local en marcha? ¿Habrá alguna mano meciendo la cuna?

Habrá que recordar que el gremio ha sido usado como brazo electoral, y mantener controlada a la Sección 22 a servido para negociar posiciones políticas.

Correo: [email protected]

0
comentarios
Ver comentarios