... @phiriart sí divide y polariza con su guerra sucia

Hasta hace algunas semanas atrás se podían leer una que otra columna del director en jefe del diario La Razón Pablo Hiriart, comentarios de un frontal ataque visceral contra López Obrador, todos estos ataques sustentados en las mismas mentiras que se repitieron una y otra vez durante la guerra sucia del 2006.

Mientras el candidato del copete expone en sus spots que no responderá a la guerra sucia para no dividir y repetir lo del 2006, otros sí lo hacen con el argumento de la libre expresión y con la libertad desde sus propios medios de difusión.

Se equivoca Pablo Hiriart ( @phiriart ) en su columna “Las mismas mentiras” al sumarse a un terreno de las descalificaciones movido –se lee en sus expresiones- por una irracionalidad y fanatismo antipeje. Si bien es cierto que en la política siempre estará presente un nivel de incongruencia por las múltiples circunstancias y tiempos, resulta evidente el periodismo militante que hoy descaradamente ha emprendido un hombre al que considero –como lo he expresado en anteriores ocasiones- preparado y de un nivel intelectual respetable.

No se puede entender de otra manera, ni mucho menos como un ejercicio de libertad absoluta de expresión los señalamientos que se hacen en su columna de hoy, todo responde a un ataque frontal y decisivo contra López Obrador. Esto de exponer las supuestas incongruencias de Obrador respecto a su austeridad republicana con los niveles de salarios que percibió él y algunos de sus integrantes de su gabinete sin ligar las fuentes de consulta para contrastar lo dicho en su texto, deja un claro tufo de guerra sucia emprendido desde la trinchera de un medio de comunicación abiertamente contra Andrés Manuel López Obrador.

El Sr Hiriart deja abierta la puerta al encono y seguir ahondando en la polarización fanática contra un candidato que representa a millones de mexicanos que contrastan su realidad contra la faraónica vida que en la actualidad llevan los políticos corruptos de éste país.

Ojala que el director en jefe del diario La Razón entre en el terreno del intercambio de ideas y se sume a un debate de posturas contrastantes respecto al modelo neoliberal actual, y la propuesta de un proyecto con directrices opuestas a la decadente que nos han llevado las actuales políticas tecnócratas.

El Apunte

Es cierto que en ocasiones podemos ser manejados por nuestras emociones y caigamos en cierto fanatismo, pero debemos ser más vulnerables para que nos asista la razón.

0
comentarios
Ver comentarios