Un partido sin lacras, o un Partido Frente. El debate

Muchos de los que estamos en MORENA vamos por un Partido Nuevo. Lleno de gente con principios, de honestidad y de trabajo. Tenemos una excelente y cercana relación con los ciudadanos, con nuestros vecinos.

En EL Movimiento Regeneración Nacional, MORENA, y en el Partido de la Revolución Democrática, PRD, está creciendo el interés por saber que definen los ciudadanos respecto a la construcción o no de un Partido al servicio de la gente, democrático, sin lacras, transformador, ¿o un Partido Frente, como plantean los chuchos, cuidador del status quo, sin principios, lleno de oportunistas, de tribus y sin el mínimo interés de cambiar el rumbo económico y político que le han impuesto al país? 

Morena nació y creció como un movimiento político amplio, plural, incluyente. En su seno cupieron personas provenientes de las más diversas formaciones políticas, sociales y culturales. Las unió un Proyecto Alternativo de Nación. Hoy se plantea llamar a todas estas personas a que discutan si están dispuestas a construir un partido que trabaje por un cambio verdadero, que revolucione las conciencias y modifique las formas y contenidos de las políticas y de los políticos. Este planteamiento contraviene la cultura del agandalle, del grupismo, de los intereses personales, de las mafias. No se está pensando en un instrumento que devenga en soporte para mantener el sistema, o en construir otro para seguir maquillando al régimen político y dejar intocadas las causas que impiden el cambio que necesita la gente y el país.

Creo que es posible y conveniente construir un partido NUEVO con la gente de MORENA. Se siente la necesidad y la urgencia. Los partidos llamados de izquierda, ya traspasaron el umbral que los hizo creíbles como organizaciones de lucha, y por lo mismo, ya no representan la opción que muchos buscamos. Esos partidos ya no tienen la capacidad para transformarse y convertirse en instrumentos para encabezar el cambio que hoy requiere la nación. Lo que plantean los chuchos es revitalizar al gruperío que acabó con el PRD y llevar estos engendros a otra organización que nace limpia, sin lacras, sin grupos y sin mafias 

Dicen los de Nueva Izquierda que una nueva forma de organización “podría sintetizarse en la formación de un partido frente en donde las corrientes existentes en su seno terminen con toda connotación tribal” “considera que en ese nuevo esquema las distintas expresiones deben actuar como verdaderas corrientes de pensamiento, con autonomía en sus propias tareas de desarrollo y en sus definiciones políticas frente a los acontecimientos del país” ¡Sería la misma gata, nada más que revolcada! ¿Corrientes de pensamiento? Desde que nacieron las tribus, nacieron ayunas de propuestas. No se les conocen ideales, ni proyectos de gobierno. Su característica esencial es ir en pos de los puestos y del dinero. Se conducen como mafias y sus dirigentes son los capos que pactan con el poder lo que a sus intereses conviene. Se alejaron de la gente, por eso han perdido credibilidad y han ganado el descrédito político

Pero los de la NI van más allá “reformar al PRD -agregan- no debe acotarse en un Partido Frente de las corrientes perredistas, sino convertirse en un frente amplio donde estemos todos los partidos y a partir de ello mejorar las reglas internas y la relación con todas las fuerzas sociales y progresistas” ¡Chido, como dicen los jóvenes!

¿Cómo hay que interpretar lo que dicen los de la izquierda modosita? Es obvio que el surgimiento de un NUEVO Partido encabezado por AMLO, con un prestigio ganado en su contacto permanente con la gente, con una autoridad política y moral a toda prueba, ajeno a las prácticas mafiosas de lo que ocurre en el PRD, con un Proyecto político que mira por el interés del pueblo y de la nación, rodeado de intelectuales, académicos, empresarios y líderes populares de la mejor cepa que existe en el país; va a dejar a la izquierda oportunista en una orfandad irreversible y lo que hoy representa, se les va a caer en el 2015 por que lo que dicen ser, no era suyo, fue resultado del trabajo y de la honestidad de Andrés Manuel López Obrador. Esta es la razón por la que no lo quieren perder, él les dio los votos y ellos parieron una bola de ineptos y corruptos

Muchos de los que estamos en MORENA vamos por un Partido Nuevo. Lleno de gente con principios, de honestidad y de trabajo. Tenemos una excelente y cercana relación con los ciudadanos, con nuestros vecinos. Dieciséis millones de votos obtenidos por el candidato del Movimiento Progresista, fueron votos para AMLO. Si otros se beneficiaron de ellos, fue porque Andrés Manuel no tuvo un partido propio. Nos vieron como arrimados y así nos trataron. Lo mejor de las candidaturas para gobernadores, diputados, y senadores, no fue apoyado por el PRD porque las tribus impusieron a sus capos. Para las elecciones intermedias las cosas serán diferentes. Tendremos el partido que necesita la gente, nuestros candidatos serán los mejores, se acabará con el oportunismo, con las tribus, con la deslealtad y la traición.

Si para entonces conviene hacer un Partido Frente, como lo quiere la “izquierda moderna” y así se determina democráticamente, lo haremos, pero en otras condiciones. Se pondrán en juego nuestros derechos y nunca más permitiremos que nos traten como arrimados. Convendremos lo que haya que convenir de partido a partido, sin chuchos y sin tribus de por medio     

 

0
comentarios
Ver comentarios