Parálisis Política. La apuesta de Duarte

Javier Duarte
Javier Duarte como todo buen pillo pretendió blindarse a como diera lugarInternet

 

Alguien que pide una bolsita para llevarse los fajos de billetes que le estaban entregando, es poco inteligente pero no es inocente, poco inteligente porque no iba preparada y por haber aceptado que le entregaran uno a uno los fajos, inocente no es, porque no nos hagamos “pentontos”, sabía a lo que iba y así juega Andres Manuel cargándole la culpa a las mafias del poder, hablando de él en tercera persona, no de él, sino de las mafias del poder. Pero el punto aquí es ¿a qué le juega Duarte?

Javier Duarte como todo buen pillo pretendió blindarse a como diera lugar, recordemos el intento que hizo para colocar en los puestos claves a personal de confianza para que no le pudieran continuar con alguna averiguación, utilizando a los diputados para que aprobaran sus trucos, no le resultó. Él sabía que estaba en problemas desde que la Auditoría ya había arrojado resultados negativos en su administración, él sabía que su candidato o el candidato quien fuera, que fuera del PRI la tendría difícil, fue entonces que decidió ir al confesionario, no por la foto en donde sale él muy espiritual participando en una misa católica, no, en el otro confesionario, en el de PEJEOBA, de tal forma que debió de haber negociado su perdón a cambio de unas limosnas de 2.5 millones de pesos mensuales, una cantidad mínima que no representa nada en comparación  con el desfalco del estado.

Javier Duarte sabía que el blindaje con Peña Nieto más temprano que tarde lo perdería, pretendía ser tal vez el fugado hasta el 7 de junio del 2018 esperando que sus inversiones le dieran buenos resultados, ganando López Obrador la elección presidencial. El apoyo de Peña Nieto no duró hasta el 2018, las reglas cambian, ahora tendrá que renegociar con Peña Nieto la estrategia a seguir, es entonces cuando López Obrador pretende curarse en salud y sale con su “Si les vienen a contar cositas malas de mí, manda a todos a volar y diles que yo no fui…”, pero le resultó que no, no fue por lo de Duarte sino por lo de Eva y ahora que salga lo de Duarte ¿qué va a decir? Pues lo mismo.

Siempre he dicho que las casualidades no existen y el cambio de estrategia tuvo que haber sucedido por alguna situación no prevista y el único hecho que sucedió previo a la detención de Duarte fue la “atrapación” de Yarrington en Italia solicitada por los USA, esa sí no se la esperaban, entonces alguien habrá convencido al presidente guapo, me imagino que este señor Videgaray, experto en todo; con el Chapo y Yarrigton en los Estados Unidos, ¿imagínate que agarren a Duarte?, ya vez que ya tumbaron al procurador de Nayarit,  de que lo agarren ellos a que lo agarremos nosotros, mejor que lo controlemos nosotros a los gringos. Habrán platicado con Duarte y el habrá negociado el blindaje para su familia, resultando que la que “merece ser rica”, se pueda pasear por Guatemala o Londres con toda calma sin ningún tipo de restricción.

Claro que la jugada será utilizada con fines electoreros, pero no porque los gobiernos del presidente guapo pretendan retener la elección presidencial o incluso la del Estado de México, estarán buscando aliarse con el PAN, algo así como que te entregamos la elección del 2017, la del 2018, metemos en la cárcel a los gobernadores que están en la lista de espera a cambio de que nos protejas de Mr. Trump, a cambio de protección diplomática con los gringos. Entonces entrará Duarte a hacer su trabajo, pero no por lo que pueda decir por haberle dado dinero a Morena sino por decir el sistema sofisticado que tuvo que haber utilizado para financiar a Morena para que el gobierno federal no aparezca como cómplice o provocar al INE y su sensibilidad, presentarán un mapeo  de cómo el dinero viajaba a través de varias cuentas para finalmente podérselo entregar al rayito de esperanza y algún videíto de apoyo, en donde le pregunten a la persona de confianza, probablemente Delfina, ¿a quién se lo vas a entregar? Y ella conteste a López Obrador, luego otra vez ¿tú directamente? Si yo directamente e insistan segura que se lo vas a dar, si se lo voy a dar mañana cuando el venga al mitin…., ya sabe usted como.

El que se espanta en política no sirve para político, si López Obrador es capaz de negociar con pillos señalados por el mismo como corruptos al que les otorgo el perdón; el PRI y el PAN harán lo propio, la política es negociación, la palabra es muy satanizada, oficialmente se le llama cabildeo, cada quien hace su juego para pretender llegar al poder, es correcto o incorrecto.  ¿Quién sabe? Trump llegó al poder aparentemente haciendo acuerdo con los rusos, supuestamente fueron los rusos los que filtraron la información que perjudicaba a Clinton, días antes de las elecciones, aunque la hayan exonerado, fue demasiado tarde, el efecto negativo no se pudo revertir. ¿Es válido o no? Es política.

No es ni sucia ni limpia, es simplemente política, así como López Obrador perdona a hampones por el mismo señalados, el PRI y el PAN hacen acuerdos, lo que hoy es real es que en México hay un voto para que cada ciudadano lo utilice de la forma que más crea conveniente en cada elección, a cambio de una tarjeta Monex, de una estufa o de una lavadora, tampoco hay que espantarse, si los políticos reciben fajos de dinero a cambio de quién sabe qué, pues es lo que le han enseñado a la población.  La estrategia más audaz será la que atraiga más votos. López Obrador se la pasa quejándose de que la guerra sucia contra él, como si él cada mañana se levantara a lavarse la boca para hablar de política, ahí están las fuerzas armadas, cuantas veces no las ha mandado al diablo, eso no es muy pulcro que digamos.

Don julio, hablemos de política.

0
comentarios
Ver comentarios