25 de octubre de 2021 | 14:16
Opinión

    La serie Narcos en Netflix

    Las series de narcotraficantes no son nuevas en las pantallas de la TV latinoamericana.
    Compartir en

     

    Hoy  Netflix lanza la tercera temporada de la serie Narcos. Seguramente se habrá enterado por los diversos espectaculares que se encuentran por todos lados, en las paradas de autobús y si es usuario asiduo de YouTube.

    Curiosamente, a los países más golpeados por el tráfico de drogas, les encanta este tipo de series y todo lo que tenga que ver con la mafia, el narcotráfico y el crimen.

    Las series de narcotráfico

    Las series de narcotraficantes no son nuevas en las pantallas de la TV latinoamericana. Hace más o menos 10 años, en Colombia, empezaron las narconovelas. Historias que trataban de mostrar el otro lado de la moneda de la vida de conocidos narcotraficantes. Otras historias mostraban la vida de las personas que buscan en el narcotráfico  algún ingreso y la manera cómo ellos se introdujeron a este mundo.

    En el 2006, se produjo en Colombia la telenovela basada en el libro Sin Tetas no hay Paraíso de Gustavo Bolívar. En esta novela habla de la época en que las jóvenes colombianas estaban dispuestas a cualquier cosa por un implante de senos. Para poder hacerlo tenían que entrar al mundo del narco.

    En el 2008, del libro escrito por el ex narco colombiano Andrés López, el Cártel de los Sapos se produjo una novela homónima. La historia en esta novela cuenta la vida de un adolescente que quiere entrar al narco como ayudante de un laboratorio de cocaína.

    En el 2009  del libro La parábola de Pablo del político y periodista colombiano Alonso Salazar, surge la serie “Escobar, el patrón del mal”, que cuenta la historia de uno de los narcotraficantes más conocidos de todos los tiempos, Pablo Escobar.

    Al ver que era negocio, este tipo de series empezó a buscar historias con más base en la ficción y salieron narconovelas como  El CapoLa Reina del Sur. Esta última historia fue protagonizada por Kate del Castillo , la actriz que entrevistó al Chapo Guzmán.

    “El Señor de los Cielos” salió en el 2013 y ya lleva 5 temporadas. Esta serie ha sido un gran negocio para sus productores y es una de las más conocidas. Además, esta historia ha dado pie a un spin-off  con el nombre de “El Chema” que habla de una manera ficticia sobre la vida del Chapo Guzmán.

    ¿Por qué gustan tanto las series de crimen y narcotráfico?

     La figura de estos personajes relacionado con el crimen tiene que ver con la misma idea de muchas personas que les impresionaba la vida de otros criminales como Vito Corleone, Jack el Destripador entre otros. Se podría decir que son la versión Latinoamericana de las novelas de gángsters, los cárteles dan las historias que antes daba la mafia italiana.

    Para nuestra desgracia, en México y Latinoamérica vivimos de manera muy cercana las situaciones en las que se basan estas novelas. Hay un fuerte debate sobre la promoción social que le hacen a este tipo de personajes y si éstos se están convirtiendo en un modelo social que pueden seguir las personas que se identifican con este tipo de acciones.

    En Colombia, allá por el 2010, un grupo de empresas de Medellín decidieron no publicitarse en la novela “Rosario Tijeras” por la temática de mafia y la mala imagen que daba de Medellín y de sus habitantes. La oficina de turismo de Colombia ha enviado mensajes al mundo donde expresan que el país no es lo que muestran las novelas. Difícil ha sido para los colombianos quitarse ese estigma.

    Siempre son atractivas las historias donde las personas burlan al poder y obtienen algún beneficio, piense cuántas versiones de Robin Hood existen. Acá, los protagonistas también burlan al poder pero forman parte de una guerra en la que han perdido la vida muchas personas.

     

    El rating y el retorno de la inversión

    A pesar de los juicios morales y de todo lo que implica para la sociedad este tipo de series sigue siendo un gran negocio.  En México los suscriptores de servicios de video bajo demanda han aumentado y ahora se contabilizan en más de 6.7 millones de suscriptores. El crecimiento del 2015 al 2016 fue de cerca de un 40 por ciento según la firma de análisis en telecomunicaciones The CIU.

    En el caso de Netflix, ellos hacen grandes inversiones en sus propias producciones por las que esperan generar ganancias además de poder ser explotada indefinidamente. Las grandes producciones atraen a nuevos suscriptores. ¿Cuántos se habrán suscrito a Netflix para ver la nueva temporada de Narcos? El gasto que se hace en estas nuevas producciones es enorme y los pulsos de nuevos suscriptores para poder cubrir los costos deben de ser grandes para que este modelo pueda ser sostenible a través del tiempo.

    ¿Será rentable este modelo de negocio? Al parecer sí, Amazon, con Amazon Prime está intentando replicar este modelo. Y no es un modelo nuevo, HBO lo ha explotado desde hace muchos años con una mezcla de series producidas por ellos mismos con películas hechas por grandes productoras.

    Este modelo debe de ser bastante interesante, pues la misma Disney ha decidido lanzar su propia plataforma de streaming con la base de películas que tiene y la capacidad para producir contenido propio. Ahora tendrá un canal más controlado por ellos mismos donde muchas personas están esperando con ansias las nuevas series y películas exclusivas de esta plataforma. Nombres como Star Wars,  Piratas del Caribe y todo lo que tenga el sello Marvel estará a la mano de los suscriptores de esta nueva plataforma.

    Narcos, tercera temporada

    Con un pronóstico de un fin de semana de desvelos hoy se estrena esta serie, sin la familia protagonista se ubicará en Cali y hablará de un cártel basado en esta región. Colombia debe estar un poco harta de tanto golpeteo a sus ciudades y la asociación de este tipo de historias a su cultura. Muchos sabemos que Colombia no es eso, Colombia es algo que no es lo que se pinta en esas series. Esperemos que las personas que son asiduas a este tipo de series sepan que mucho de lo que se hace ahí es ficticio con el afán de entretener. Y que muchas veces la realidad supera a la ficción en este tipo de temas.