Columnas

Nagorno-Karabaj, combates entre Armenia y Azerbaiyán: civiles muertos y heridos

Nikol Pashinian, Primer Ministro armenio.Tigran Mehrabyan

Ofensiva azerbaiyana en Nagorno-Karabaj, luego que separatistas armenios atacaran en la noche. Moscú pide alto el fuego inmediato, Ereván declara ley marcial.

Vuelve la Guerra de los Treinta Años. Armenios contra azeríes. Vuelve el conflicto más largo heredado del fin de la Unión Soviética. El más olvidado de las hostilidades en el atlas internacional. Que apareció al mundo en 1988, cuando el Muro de Berlín y Nagorno-Karabaj aún no habían caído, 143.000 habitantes, una región del tamaño aproximado del valle de México, habían decidido rechazar la unidad territorial desde la época de la URSS para unirse a la vecina Armenia. El cual continuó primero con 30.000 muertos y miles de desplazados, luego con una guerra a baja intensidad luego de la paz firmada en 1994 y en los últimos treinta años, mientras se encendían y apagaban incendios en Chechenia y Georgia, mientras se mataban en Daguestán o en Ucrania se organizaban “revoluciones de colores” al estilo OTAN y poniendo al poder neonazis herederos de aquel criminal fascista ucraniano, Estevan Bandera. Hasta la crisis de 2016, 110 muertos. Hasta julio pasado, con los primeros tambores de guerra. Hasta este domingo, con la provincia disputada que vuelve a precipitarse en un enfrentamiento abierto y en las habituales acusaciones mutuas de las primeras horas de las trincheras : Ereván apuntando a los azeríes por haber bombardeado en frío, Bakú para responder que era una represalia a las provocaciones armenias.

Con Armenia declarando la ley marcial en todo el país, movilizando a cualquier persona mayor de 18 años y anunciando la destrucción de dos helicópteros, tres drones y tres tanques. Con Azerbaiyán denunciando la violación de la Convención de Ginebra de 1949, advierte que no aceptará un comportamiento agresivo y enumera un helicóptero derribado en Tartar, junto con doce baterías de misiles pulverizados. Con la autoproclamada república de Nagorno-Karabaj, reconocida solo por Armenia, que denuncia estar bajo el fuego azerbaiyano e invita a los 53.000 habitantes de Stepanakert, su capital, a refugiarse lo mejor posible. Con Europa que se encuentra manejando otro polvorín en sus fronteras: «Gran preocupación», dice el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, apelando a las negociaciones porque «un retorno inmediato» a la negociación «sin condiciones previas, es el único camino a seguir». Pero nosotros sabemos quien está detrás de la explosión de este conflicto: la misma UE y EEUU. Pero vamos por orden, comenzando con las así mal llamadas “negociaciones”.

Sí, las negociaciones. Durante años, todos los meses, azerbaiyanos y armenios se han reunido en una tienda Osce montada y desmontada en la frontera. Discutir, pelear, romper, reajustar. Siempre en vano. Siempre reclamando las mismas posiciones. Armenia está muy decidida a defender los derechos del enclave armenio de Nagorno-Karabaj. Azerbaiyán a no ceder un ápice de la soberanía de facto perdida en 1994 , tras la proclamación de la república independentista. Ambos pugnan por la zona desmilitarizada y muy minada que recorre 50 kilómetros a lo largo de la frontera, lugar donde todos los meses los observadores de la Osce son llamados a registrar decenas de violaciones al alto el fuego. Ha estado viviendo durante años en estela tensión se redujo a casi cero y la mantuvieron bajo el control rusos, franceses y estadounidenses en el llamado Grupo de Minsk.

En julio, aprovechando la emergencia de Covid y la salida de muchos funcionarios internacionales, las primeras chispas y protestas de las negociaciones ahora limitadas vía video, debido a la dictadura viral-digital en la que nos quieren hacer vivir. La semana pasada, la denuncia pública de una escalada militar. Ahora, la guerra. Muy peligroso. Lo que corre el riesgo de trastornar el Cáucaso, comprometer la fragilidad de países vecinos como Georgia, involucrando a los actores ancestrales que ya aparecen en nombre de la región en disputa en el eterno Gran Juego de esta parte de Asia: donde Nagorno es una palabra rusa que significa montaña. y Karabaj, por otro lado, es de origen turco-persa y significa "jardín negro".

Todo en juego: la Rusia muy activa , aliada y garante de la seguridad armenia, siempre cautelosa en la cuestión de Nagorno-Karabaj, la única que ha logrado un verdadero éxito diplomático en 2008 con una relajante declaración (la única) firmada por ambas partes; Turquía , que desde 1993 ha estado vinculada a Azerbaiyán de habla turca y rica en petróleo en un acuerdo de asistencia militar mutua (un modelo de cooperación que ahora le gustaría replicar en Libia, con el gobierno de Trípoli del renunciante Serraj) e inmediatamente intervino, condenando "la provocación”, del inmortal enemigo armenio (¿Recuerdan el genocidio de los Armenios por mano turca?).

Ya sea el comienzo de una nueva temporada de guerra o simplemente un bombardeo, favorecido por la “desatención” internacional, se entenderá en las próximas horas. Las palabras de las últimas semanas han sido incluso más violentas que las ametralladoras . Armenia promete una "respuesta proporcionada" en los próximos días: es lo que parece ser un desmentido de la línea de negociación garantizada por Nikol Pashinyan, el primer ministro de la "revolución de terciopelo", el primer líder armenio que no creció en el frente de combate de Nagorno-Karabaj. Azerbaiyán acusa al propio Pashinyan, quien en un momento alentó el diálogo, de haber descarrilado las negociaciones de la OSCE al tratar de involucrar a los líderes de la república independiente, recordando cómo incluso la esposa y el hijo del primer ministro armenio están comprometidos en la línea del frente. Tonos pesados. Hasta ahora, sin embargo, eran solo palabras, de hecho. Qué guerra será, ya veremos .